Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un general y senador advierte que presionar a Pinochet es jugar con fuego

Santiago de Chile

, La oposición de derechas reaccionó ayer calificando como un "show publicitario" el anuncio de varios diputados democristianos de que van a presentar una acusación constitucional en la Cámara contra el general Augusto Pinochet para impedir que ocupe el escaño de senador vitalicio tras dejar la jefatura del Ejército. Mientras que Pinochet se negaba a comentar la acusación, un futuro senador designado en representación del Ejército, el general retirado Julio Canessa, advirtió en una entrevista a los parlamentarios gubernamentales que tengan cuidado, pues "¡no hay que jugar con fuego!'.

El anuncio de los diputados democristianos, que hoy buscarán apoyo en el resto de los partidos de la coalición gobernante para presentar la acusación, aunque no concita el respaldo en todos los dirigentes de los partidos gubernamentales, e incluso ha abierto fisuras en la propia Democracia Cristiana sobre la cuestión, supone intensificar una línea de colisión con Pinochet, quien vive sus últimos días como jefe del Ejército. Una vez presentada la acusación en la Cámara, para cualquier parlamentario de centro o de izquierdas resultará difícil votar a favor de Pinochet, aunque no comparta el procedimiento.La acusación constitucional anunciada por los diputados democristianos cuenta ya con el apoyo de 12 parlamentarios, dos más que el mínimo requerido para ser presentada. Pero el destino de la acusación parece sólo testimonial y destinado a provocar debate. Aunque probablemente será aprobada en la Cámara Baja, donde los partidos gubernamentales son mayoría, en el Senado está garantizado su rechazo, pues la derecha disfruta de un claro predominio gracias a los senadores designados al término del Gobierno militar.

Consultado por la acusación en la ciudad Iquique, al norte del país, Pinochet contestó a los periodistas: "Nada, qué le voy a decir". El diputado Juan Antonio Coloma, secretario general de la Unión Demócrata Independiente, el partido heredero directo del pinochetismo, afirmó que la presentación de la acusación es un "show publicitario" destinado a ocultar el mal resultado electoral que obtuvo la Democracia Cristiana. Según él, la acusación carece de fundamento, ya que no se puede procesar al general por declaraciones que supuestamente afectarían al prestigio del país.

Más enfático, el general retirado y futuro senador Julio Canessa, en una entrevista publicada ayer por El Mercurio, pero realizada antes de que trascendiera el intento de procesamiento, y ante la pregunta de cómo reaccionaría el Ejército si se producen pronunciamientos en el Senado contra Pinochet, respondió que depende de cómo se desarrollen los acontecimientos. Y advirtió que es "peligroso", pues "¡no hay que jugar con fuego!, ¡no hay que buscar la pelea!".

Canessa justificó las controvertidas afirmaciones de Pinochet hace unos días, cuando amenazó a parlamentarios gubernamentales, como una reacción a las críticas que ha recibido su próxima conversión en senador. Para Canessa resulta injustificable el rechazo a la llegada de Pinochet al Senado, pues él fue quien con el golpe de Estado de 1973, que derrocó al presidente Salvador Allende, "salvó a la democracia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1998

Más información

  • Fisuras democristianas ante la acusación contra el ex dictador