El jefe de los inspectores de la ONU cree que Sadam almacena armas químicas en sus palacios

EE UU puede emprender acciones militares unilaterales contra Irak si Sadam Husein no permite que los inspectores de la ONU visiten todos sus palacios. Éste fue el mensaje transmitido ayer en la ONU por el embajador de EE UU, Bill Richardson. Poco antes, Richard Butler, el jefe de los inspectores de la ONU, dijo sospechar que los iraquíes guardan armas químicas en los palacios de Sadam. "Tenemos pruebas o razones para creer que elementos prohibidos han sido o son escondidos en sitios que los iraquíes incluyen en la categoría de lugares de soberanía o presidenciales".

Esos "elementos prohibidos", había declarado Butler a la cadena televisiva ABC, son productos químicos susceptibles de ser usados en la fabricación de armas de destrucción masiva. Butler explicó que lo que los iraquíes llaman "palacios presidenciales" es una red de edificios en todo el país mucho más amplia que lo necesario para las actividades privadas o políticas de Sadam Husein. Según las entrevistas que Butler sostuvo en Bagdad a comienzos de esta semana, los "palacios presidenciales" son para los iraquíes "cualquier sitio en el que Sadam haya vivido o trabajado, y todo el área que le rodea".Irak no deja que los inspectores de la ONU visiten esos lugares. [El viceprimer ministro, Tarek Aziz, reiteró ayer en Bagdag que se trata de una decisión "final" adoptada "por una cuestión de principios" y que su país está preparado "para cualquier eventualidad" informa Efe]. El jueves, Irak pidió al Consejo de Seguridad garantías escritas de que los norteamericanos no atacarán esos sitios.

Diplomacia primero

Richardson declaró ayer que EE UU aún desea una salida diplomática a este último capítulo de la crisis de los inspectores, pero precisó que la puerta que conduce a una acción militar unilateral sigue abierta."Estamos siendo sabios y firmes", dijo, "nuestra política está funcionando: diplomacia y negociaciones en primer lugar, sin descartar la acción militar". El embajador norteamericano en la ONU aseguró que Sadam Husein "sigue burlándose de la comunidad internacional al prohibir que los inspectores internacionales visiten los citados lugares de soberanía.

Richardson trabajaba ayer intensamente para conseguir que el Consejo de Seguridad aprobara una declaración unánime exigiendo a Irak que abra las puertas de los palacios de Sadam. "Creemos", dijo, "que una declaración fuerte del Consejo de Seguridad puede ayudar mucho. Pero si no funciona, la opción militar, como ha dicho el presidente Clinton, sigue ahí".

Francia y Rusia no consideraban oportuno emitir una nueva condena de la ONU a Irak. El embajador francés, Alain Dejammet, informó que París cree que Butler debe seguir negociando con los iraquíes. "A diferencia de algunos, nosotros creemos que la situación no es tan desalentadora", dijo el diplomático francés.

Sergey Lavrov, embajador ruso en la ONU, explicó que Moscú no estima conveniente promover un nuevo pulso con Sadam Husein que conduzca a otra expulsión de los inspectores del desarme. Y reiteró la oposición de su país al empleo de la fuerza contra Irak. El embajador ruso puso el acento en un aspecto positivo del informe de Butler que los norteamericanos despreciaron: los inspectores no han encontrado la menor prueba de que Irak intentara fabricar armas de destrucción masiva durante el período en que abandonaron ese país.

El Consejo de Seguridad escuchó el jueves el informe sobre la última visita de Butler a Bagdad. El jefe de los inspectores confirmó que los iraquíes le dijeron que no abrirán "bajo ninguna circunstancia" las puertas de los palacios y otros símbolos de su soberanía nacional. Butler añadió que los iraquíes han ampliado esa lista, hasta incluir sedes de los ministerios y "habitaciones secretas" de los edificios militares y de espionaje.

La principal condición para que la ONU levante las sanciones impuestas a Irak en 1990, tras su invasión de Kuwait, es que no quede la menor duda de que guarda armas químicas, bacteriológicas y balísticas, ni tampoco se reserva recursos con las que fabricarlas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50