Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El torero Rafael Ortega murió ayer en Cádiz

Diestro de época y uno de los mejores estoqueadores de todos los tiempos, tenía 76 años

El famoso matador de toros gaditano de la década de los sesenta, Rafael Ortega, murió en la madrugada de ayer, a los 76 años de edad, en su domicilio de Cádiz, tras larga enfermedad que le fue diagnosticada el mes de marzo. Los últimos tres meses permaneció internado en el hospital de Puerto Real. En este centro se le trató de un cáncer hepático hasta horas antes de su muerte, en que fue trasladado a su hogar por expreso deseo del propio torero. Hasta los últimos momentos le acompañaron su mujer, Pepita Camacho, y sus seis hijos.El funeral se oficiará hoy en la Iglesia Castrense de San Fernando, donde nació el torero. Será enterrado en el panteón familiar del cementerio de la localidad.

MÁS INFORMACIÓN

Rafael Ortega, que toreó por última vez en la plaza sevillana de Écija el año 1968, tras la retirada fue director de la Escuela de Tauromaquia de Cádiz, donde recibieron sus enseñanzas toreros de reconocido prestigio como Ruiz Miguel y Jesulín de Ubrique. Por esta labor recibió la placa de plata de la Diputación Provincial de Cádiz. Ortega se marcha sin haber sido nombrado hijo predilecto de San Fernando o sin que se le diera su nombre a una calle, como demandaba la población de su localidad natal.

Ayer fueron numerosos los telegramas de condolencia que recibió la viuda del diestro. El del presidente de la Diputación, Rafael Román, indicaba que la provincia de Cádiz "echará en falta la humanidad y el arte de una persona tan querida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1997