Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El toreo puro

Rafael Ortega fue director de la Escuela Taurina de Cádiz, que tenía su sede en la plaza de toros de El Puerto de Santa María. Quizá no se hubiera podido concebir institución más adecuada para que impartiera sus lecciones el maestro por excelencia. "Toros En el Puerto", anunciaban los carteles de pasado siglos, y no hacía falta decir más.La historia del toreo revivía en aquel inmenso ruedo gaditano y, con ella, las más caras esencias del toreo puro, del que Rafael Ortega había hecho paradigma. Pero los torerillos aprendices parecían olvidarlo. "Maestro", le avisamos, con intenciones de chivato: "Esos no torean; pegan pases": "Es que lo hacen al estilo de Enzunlín", respondió. Y se fue a ellos, y con esa voz pausada y esa paciencia inagotable y esa humildad que eran características de la personalidad del maestro, los convocó en el centro del redondel, les exhortó "Vamos a torear según es", y cambiaron todos las formas.

El propio Rafael Ortega, a nuestro requerimiento, tomó la muleta. No fue así exactamente. Le dijimos: "Rafé, aquí le cedo los trastos y que Dios reparta suerte". Se los dimos igual que en la ceremonia de la alternativa, él nos entregó el capote siguiendo el rito y nos dimos la mano". Luego se puso a atoreá.

A oreó como los propios ángeles. Rafael Ortega tenía una concepción del toreo sin parigual, con una pureza interpretativa difícil de superar. La desaplegaba lo mismo con capote que con muleta, aunque en estas suertes era donde calaba mayor hondura.

Hubo faenas de Rafael Ortega que los aficionados no han podido olvidar. Entre las mejores cabría situar la que cuajó a un toro de Miguel Higuero el día del Corpus en la plaza de Las Ventas. Ortega, que tenía ya 46 años y se le había acentuado la propensión a la obesidad, en cuanto se puso a torear parecía el mismísimo Apolo. A los pocos pases ya se había echado la muleta a la izquierda, la adelantaba ofreciendo el mediopecho, se traía al toro embebido en sus vuelos, cargaba la suerte, ligaba los pases. A cada muletazo restallaban los olés como el rugido del volcán y, al rematarlos, el tendido era un manicomio.

El triunfo de Rafael Ortega aquella tarde fue memorable. Sólo que el destino hizo una grotesca pirueta y Curro Romero colaboró en ella. El torero de Camas, que intervenía a continuación, se negó a torear al toro y provocó un gran escándalo. Los periódicos dieron amplia cobertura a esta noticia, se lucieron con ella los reporteros, y las crónicas de la corrida quedaron casi reducidas a una gacetilla.

Infortunio

No importó a los aficionados, que siguieron considerando paradigma del arte de torear la faena de Rafael Ortega, pero en su cotización y sus contratas no tuvo el reflejo debido. En realidad toda, la trayectoria profesional de Rafael Ortega estuvo marcada por la fortuna esquiva, por la arbitrariedad y por el infortunio. Sufrió cornadas tremendas pero no tanto a causa de la mala suerte sino precisamente por la pureza de su toreo.El maestro explica muy cabalmente su concepción del arte de torear en un libro titulado, precisamente, El toreo puro, del que es autor Angel-Fernando Mayo, uno de los aficionados que mejor han sabido entender la personalidad y el genio torero de Rafael Ortega.

Aquella jornada en El Puerto -corría el año 1991- almorzamos con el maestro en uno de los restaurantes de la zona portuaria, y cada comensal que entraba se acercaba a la mesa a saludarlo. "¡El mejor matador de todos los tiempos!", le piropeaban. Y si, por raro acaso, había alguno que no lo conocía, los demás ponderaban la indiscutible destreza de Rafael Ortega manejando la espada. En cambio, de su toreo, nadie acertó a comentar nada. -

Ha sido Rafael Ortega el mejor matador desde la Posguerra acá -¡más de medio siglo!- y este merecido título, que le valía para sentirse orgulloso, paradójicamente le perjudicó, pues restaba importancia a la calidad de su toreo. A veces los criterios son así de limitados y planos, y se convierten en tópicos.

"También los pinchaba, ¿verdad, maestro?", le comentamos -solo por enredar-, y se reía, y reconocía que "naturalmente". Sin embargo es justo añadir que cada uno de aquellos pinchazos de Rafael Ortega se coreaba con ovaciones. Pinchando o cobrando la estocada, la ejecución del volapié o de la suerte de recibir tenían en Rafael Ortega la misma pureza que cuando toreaba al natural. Entre las estocadas, le recordamos el sensacional volapié que cobró a un Pablo Romero en Madrid el año 1954, y él destacó otro en la Maestranza, en el que según salía de la suerte por el costillar, el toro rendía la vida en las propias bambas de la muleta.

El diestro más completo del último medio siglo. Un auténtico torero de, época: eso fue Rafael Ortega.

As de espadas

Nacido en San fernando (Cádiz) el 4 de junio de 1921, Rafael Ortega llegó tarde a la fiesta, aunque destacó pronto la hondura de su toreo y su destreza como matador, hasta el punto de que se le consideró el as de espadas.Sobrino del banderillero Cuco de Cádiz, tenía ya 28 años cuando tomó la alternativa, después de una serie de triunfos en Madrid. Se la dio el 2 de octubre de 1949 en esta plaza Manolo González, en presencia de Manolo dos Santos, con toros de Felipe Bartolomé. Muy castigado por los toros, el 8 de julio del año siguiente sufrió una cornada gravísima en Pamplona, en la que se llegó a temer por su vida.

No faltaron otros severos percances en la vida profesional de Ortega, lo que no le impidió mantener la calidad de su toreo, con el reconocimiento unánime de los buenos aficionados. Se retiró en 1960 y reapareció en 1966 con un toreo aún más asolerado. Se retiró definitivamente en la temporada de 1968.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1997