Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad de Madrid renuncia a valorar la categoría de los festejos

Canorea fue quien implantó el precio único en Madrid

La Comunidad de Madrid va a renunciar a valorar la categoría de los festejos en el concurso de explotación de Las Ventas con el establecimiento de dos tipos de precios. Diodoro Canorea, empresario de la Maestranza de Sevilla, fue quien implantó el precio único de las localidades de Las Ventas cuando ejerció de empresario de este coso el año 1979. Hasta entonces, y durante 50 años, los precios de los festejos del coso madrileño variaban en función de la categoría de los carteles, incluida la Feria de San Isidro.

Concluida la cesión de Las Ventas por cincuenta años a Nueva Plaza de Toros de Madrid, SA, que había construido el coso, se convocó concurso de explotación y lo ganó Taurina Hispalense. Al organizar la Feria de San Isidro -que parecía la de Albacete, pues había gran cantidad de toreros albacetenses- se anunció precio único para las localidades de todas las corridas. Aquella novedad provocó muchas protestas por parte de los aficionados, que encontraban ilógico y abusivo verse obligados a pagar lo mismo por ver torear a las primeras figuras que a los espadas modestos, entre ellos algunos de los albacetenses.Este periódico preguntó entonces a Diodoro Canorea los motivos de la sorprendente innovación y respondió que le habían adjudicado la plaza con excesiva premura -lo cual era cierto- y la imprenta no tenía tiempo de elaborar distintos juegos de billetaje, pero que volvería al sistema anterior en el siguiente abono de la Feria de San Isidro.

No hubo ocasión: al terminar la temporada Canorea fue sustituido en la gerencia por José Luis Martín Berrocal, que continuó con el precio único, pues suponía mayores ingresos para la empresa, y al serle revocada la concesión a Taurina Hispalense por determinados incumplimientos, los pliegos de condiciones de los sucesivos concursos de explotación no introdujeron cláusula alguna que impidiera mantener precios únicos.

Borrador

La modificación se ha intentando ahora, al parecer sin éxito. Entre las novedades que se incluían en el borrador del pliego de condiciones para el nuevo concurso de Las Ventas, que elabora la Comunidad de Madrid -propietaria de la plaza-, figuraba la vuelta al sistema anterior (ver EL PAÍS del 12 de octubre), con el establecimiento de dos tipos de precios: uno llamado A, en el que se autorizaba un incremento de hasta el 30% sobre los de la pasada feria madrileña; otro llamado B, con una reducción del 10% sobre esos mismos precios.Esta propuesta, sin embargo, no va a prosperar como consecuencia de las fuertes presiones que están recibiendo los responsables de la Comunidad, según fuentes cercanas al propio ente autonómico. Se supone que tales presiones procederán del estamento empresarial y no de los aficionados, cuya aspiración es pagar un precio justo, en concordancia con la categoría del festejo que se anuncia y, obviamente, con los honorarios reales que perciben los toreros y el ganadero del cartel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1997