Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid luchará contra el traslado de Retevisión a Barcelona

El Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón luchará con "todas sus armas económicas" para evitar el traslado de Retevisión a Barcelona, según explicó ayer el consejero madrileño de Economía, Luis Blázquez, tras reunirse con representantes sindicales de UGT y CC OO en Retevisión."La Comunidad de Madrid no encuentra ningún motivo empresarial que justifique el cambio de sede social de Retevisión", declaró ayer Blázquez. Los sindicalistas denunciaron que el pacto político entre José María Aznar y Jordi Pujol es el único motivo que puede explicar las intenciones de trasladar Retevisión a Barcelona.

"Es un traslado inexplicable que no obedece a ninguna causa de rentabilidad social", señalaron. Según los sindicalistas, la expansión del segundo operador de telefonía en un futuro generará cerca de 5.000 puestos de trabajo directos -ahora la sede de Retevisión en Madrid cuenta con 500 empleados- y otros 40.000 indirectos, en los próximos cinco años.

Los representantes de los trabajadores quisieron aclarar que su reivindicación para mantener la empresa en Madrid no significa ninguna competencia con Cataluña. "Simplemente se trata de que Retevisión ha estado siempre en Madrid y no hay ningún motivo para cambiar esa situación", señalaron.

El consejero de Economía, Luis Blázquez, recordó que Madrid tiene la suficiente cualificación tecnológica y clientela para que la expansión de Retevisión se haga desde aquí. Y subrayó que "se me escapan los motivos empresariales para hacer este cambio de sede social". Blázquez agregó que "el Gobierno regional no tiene constancia de que el traslado de Retevisión sea un proyecto inmediato ni, mucho menos, decidido aún. En cualquier caso, hemos decidido crear una comisión de seguimiento con los sindicatos para seguir de cerca este asunto".

La Comunidad, finalizó Blázquez, "intentará competir con la mayor eficacia posible para que la mayoría de las inversiones, tanto empresariales como tecnológicas, se queden en Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997