Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUTO POR DIANA

Los hijos de la princesa, principales herederos de su fortuna

Cuando todavía el cádáver de la princesa Diana no ha recibido sepultura ya han comenzado las especulaciones sobre su fortuna patrimonial, sus herederos y el testamento donde está indicado el destino final de sus pertenencias. Parece claro que los príncipes Guillermo y Enrique, hijos de Diana y el príncipe Carlos, serán los principales beneficiarios del testamento redactado cuando el matrimonio de sus padres quedó disuelto, hace un año. Entre los beneficiarios también podrían encontrarse algunas asociaciones caritativas.En agosto de 1996, Diana recibió de Carlos 17 millones de libras esterlinas (unos 3.400 millones de pesetas), aunque ciertas estimaciones elevan esta cifra hasta unos 40 millones de libras (8.000 millones de pesetas).

Según revelaba ayer The Times, la mayor parte de la herencia podría ir a parar al príncipe Enrique, de 12 años, el segundo hijo de Diana, ya que el mayor, Guillermo, es el segundo en la línea de sucesión a la Corona británica, por detrás del príncipe Carlos, y cuando éste sea coronado rey de Inglaterra, se beneficiará de los ingresos procedentes del ducado de Cornualles.

Además de las cantidades obtenidas de su divorcio, Diana poseía numerosas joyas de valor indefinido y cuyo destino no está claro. Algunas serán devueltas a la familia real, pero otras no están sujetas a esta devolución. Tendrán que ser devueltas aquellas que le regalaron la reina y la reina madre; por el contrario, los objetos preciosos que le regaló su ex marido no tendrán que ser devueltos. Para hacerse una idea del valor de estas joyas, sólo la diadema que lució el día de su boda con Carlos -y que fue un regalo de la reina Isabel II- alcanza los 500 millones de pesetas. También será devuelto a la familia real el palacio de Kensington, residencia de Diana hasta su muerte.

Londres, paralizado

Entre las personalidades que estarán presentes en el funeral del sábado -se han enviado 2.000 invitaciones- figuran el presidente de Francia, Jacques Chirac, quien también acompañó al príncipe Carlos cuando el domingo viajo a París para hacerse cargo del cuerpo de la princesa.

El presidente de Estados Unidos, Bill Cliton, no podrá acudir el sábado a Londres a pesar de la amistad que él mismo ha confesado que le unía con Diana. En su representación estarán presentes su esposa Hillary y su hija Chelsea. La Casa Real española no ha decidido todavía quién viajará al Reino Unido.

Durante las honras fúnebres, a las que se espera asistan hasta un millón de personas, Londres quedará paralizado. Los aviones comerciales serán desviados para no sobrevolar la ciudad y perturbar con su ruido el duelo popular. Los almacenes Harrods, propiedad de la familia Al Fayed, cerrarán un sábado por segunda vez en su historia. La primera fue durante los funerales de Winston Churchill.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 1997