Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUTO POR DIANA

EI juez acusa de homicidio involuntario a los reporteros envueltos en la muerte de Diana

El juez parisiense Hervé Stephan acusó ayer de "homicidio involuntario" y de "no asistencia a persona en peligro" a los siete paparazzi (seis, fotógrafos y un motorista) que participaron en la persecución del coche en el que la princesa Diana, su amigo Dodi Fayed y el chófer del vehículo, Henri Paul, encontraron la muerte el domingo en París. Los siete -Serge Arnal, de la agencia Stills; Nicolás Arsov, de Sipa; Jacques Langevin, de Sigma; Stephan Dannos, motorista; el fotógrafo independiente Laslo Veres; Christian Martínez, de Angel¡, y Romuald Rat, de la Gamma- fueron puestos ayer en libertad.

Martínez y Rat, para quienes la Fiscalía había pedido la prolongación de la detención tuvieron que pagar una fianza de 100.000 francos (2,5 millones de pesetas), además de entregar sus credenciales y permiso de conducir. La mayoría de ellos han quedado sujetos a control judicial con prohibición expresa. de abandonar el territorio francés. La familia Al Fayed al igual que la del chófer se ha constituido formalmente como parte civil del caso.La pena que la legislación francesa establece para estos delitos oscila entre los 3 y los 5 años de cárcel con multas que van de los 300.00 a los 500.000 francos (12,5 millones de pesetas). La policía judicial trata de localizar a otros fotógrafos que sacaron imágenes del coche y y pudieron abandonar el lugar sin ser detenidos. Uno de ellos ha confesado en una entrevista que hoy transmitirá una televisión alemana no haber prestado suficiente auxilio. Es, preferentemente, a estos últimos a quienes se atribuye la autoría de las fotos que se están ofreciendo al mejor postor entre las publicaciones del género. Algunas de esas fotos, no por casualidad las menos truculentas, fueron reproducidas ayer en la prensa sensacionalista alemana. Se sabe que hay imágenes de la princesa Diana atrapada en el Mercedes negro con el rostro ensangrentado y los ojos cerrados.

Varios abogados de los implicados criticaron ásperamente la intervención judicial considerando que es fruto del impacto emocional provocado por la muerte de Diana y de la presión ejercida por la opinión pública y la prensa. "Es una justicia espectáculo, una justicia del Quai d'Orsay [sede del Ministerio de Exteriores], ajena a la realidad de las infracciones", dijo el letrado Willian Bourdon aludiendo a supuestas presiones de la opinión pública internacional. Su defendido, Nicolás Arsov, fue el primero en abandonar ayer tarde la prefectura de París.Los amigos de Henri Paul, de 41 años, el número dos de seguridad del hotel Ritz, que conducía el Mercedes negro de la princesa Diana y de Dodi, han elogiado su figura. Estos amigos no encuentran explicación al hecho de que Henri Paul presentara un tasa de alcohol de 1,75 gramos por litro de sangre, más del triple de lo máximo permitido, en el momento de su muerte. "No consumía jamás más de un vaso o dos, era un buen tipo, muy serio, no era un juerguista, ni un alcóholico", indicó ayer un empleado del Ritz, propiedad del padre de Dodi.Es posible que el hecho de que Paul estuviera fuera de servicio el día de accidente explicara su alto grado de alcoholemia. Todo apunta a que fue movilizado a última hora del sábado cuando, visto que los paparazzi permanecían apostados a la puerta del hotel Dodi tuvo la idea de mandar por delante a su chófer para despistar a los fotógrafos y salir a continución a toda velocidad en el potente Mercedes conducido por Paul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 1997

Más información

  • En libertad los siete 'paparazzi', dos de ellos con la credencial y el carné de conducir retenidos