Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los últimos trabajos de Leigh y Ullman

Fuera del concurso, la atención se ha centrado en esta edición del Festival de Montreal en el británico Mike Leigh y la sueca Liv Ullman, que han mostrado sus últimos trabajos. Career girls, la nueva película del director de Secretos y mentiras (Palma de Oro en Cannes 96), es un retrato de la amistad entre dos mujeres, compañeras de universidad, que vuelven a verse después de siete años. Lynda Steadman, en su primer papel protagonista, y Katrin Cartlidge (Naked y Rompiendo las olas) llevan todo el peso de la interpretación. Steadman interpreta a Annie, una mujer insegura, soñadora y sensible, mientras que Cartlidge da vida a Hanna, la fuerte, la sarcástica e hiriente en más de una ocasión. Career girls mantiene el humor negro, la ironía y los diálogos llenos de doble sentido de las anteriores películas de Leigh y se mueve como éstas en el mundo de la clase media-baja británica, la favorita del director.Liv Ullman, conocida mundialmente como la actriz fetiche y ex compañera sentimental de Ingmar Bergman, ha traído a Montreal su tercera película como directora: Encuentros privados, una adaptación del libro que Bergman escribió sobre sus padres. Ullman retoma la historia 15 años después de donde la dejó Bill August en Las mejores intenciones. Pernilla August vuelve a dar vida a Anna, la madre de Bergman, mientras Samuel Froler interpreta al padre. Max von Sydow es el confesor al que Anna Bergman contará su adulterio.

Lágrimas

Ullman, que asegura haber aprendido de Bergman a rodearse de un equipo sólido y ser una profesional, cree que Encuentros privados cierra un círculo en su carrera. Justamente fue el final de la película lo que más problemas le creó con el famoso director: "Él es mucho más pesimista que yo", explica, "y quería mantener su final; yo prefería cambiarlo, así que tuve que recurrir a las lágrimas, algo que Ingmar no soporta, para salirme con la mía". El resultado de su empeño es una película magníficamente interpretada, que penetra en el alma de los personajes e introduce al espectador en un mundo en el que los silencios dicen tanto como las palabras.

Siguiendo con la estela Bergman, ha pasado por Montreal su hijo Daniel, que presenta en la competición oficial Expectations, su segundo largometraje. Daniel, de 35 años, se aleja del universo paterno con una película al estilo de Vidas cruzadas, de Robert Altman, pero que no alcanza ni de lejos al original. Expectations está basada en una serie de cuentos de Reidar Jonsson (autor de Mi vida como un perro) y se sitúa en la Suecia actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de septiembre de 1997