Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"A algunos médicos se les olvida que tienen pacientes aparcados en lista de espera

Albino Navarro Izquierdo, de 48 años, casado y con dos hijos, se define como una persona de talante "liberal". Hace justamente un año que fue nombrado para uno de los puestos de máxima responsabilidad en el Insalud, la dirección provincial de Madrid, una comunidad que registró en 1996 cerca de veinticinco millones de consultas médicas y 100.000 intervenciones quirúrgicas. Maneja un presupuesto cercano al medio billón de pesetas. Es médico, y llegó al cargo tras seis años como coordinador de trasplantes de Madrid. En ese periodo, la región se aupó al primer puesto mundial de donación de órganos. De su primer año de mandato, le satisface especialmente que haya desaparecido "la crispación" que ha azotado la sanidad en los últimos años: "Estamos en un periodo de normalización". Sostiene Navarro que "la universalidad, gratuidad y prestaciones" del sistema sanitario madrileño, aunque "mejorable", lo convierten en "uno de los mejores del mundo".Pregunta. Hace unos días se vieron en televisión unas imágenes terribles. Drogadictos presa del síndrome de abstinencia deambulaban como momias en busca de sus dosis por los alrededores de poblados chabolistas. La policía tenía cercados los Poblados para impedir el comercio de drogas. Daba la impresión de que la Delegación del Gobierno, responsable del cerco policial, había tocado el avispero para que las avispas le picasen a usted como responsable sanitario. En realidad, sólo eran enfermos. ¿Se sintió aludido?

Respuesta. En relación con esta operación policial no hubo mayor demanda de servicios sanitarios por síndrome de abstinencia. Sí es verdad que todos detectamos una mayor intranquilidad social en las zonas afectadas. Desde el Insalud estamos colaborando intensísimamente con la Agencia Antidroga. Ya tenemos formados muchos médicos de familia y de medicina general que hacen control y seguimiento de toxicómanos y están facultados para prescribir metadona. Pero, además, hemos facilitado recetarios a los médicos de los Centros de Atención de Drogodependientes (CAD). Es decir, hemos puesto a disposición de la Agencia los instrumentos habituales de la Sanidad pública. Es difícil que el toxicómano se acerque por sí mismo al sistema sanitario, de ahí que se lo hayamos acercado a través de los CAD. El Insalud ha autorizado a los profesionales de los CAD para que prescriban fármacos con recetas oficiales y para que puedan solicitar análisis de estos enfermos a través de la Seguridad Social. Y no sólo eso: desde el ministerio se está desarrollando un plan piloto, junto con la Agencia Antidroga, para implantar tres puntos de dispensación de metadona en Madrid. De los 11 proyectos en toda España, tres estarán en Madrid. Y se van a implantar en zonas de alta prevalencia de toxicómanos.

P. ¿En qué lugares?

R. Estamos estudiándolo y, de momento, preferiría no indicar los puntos concretos.

P. Los grandes hospitales de Madrid, salvo el Gregorio Marañón, continúan en manos del Inalud. ¿Cuándo se van a transferir a la Comunidad?

R. Ése es un tema político. El residente de la Comunidad de Madrid me indicó recientemente que estaba trabajando en una modificación del Estatuto de Autonomía que permita albergar las transferencias sanitarias. Supongo que cuando concluya la modificación, el Gobierno central y el autonómico estudiarán el tema. De todas formas, hay un gran esfuerzo de coordinación entre el Insalud y la Comunidad de Madrid.

P. La lista de pacientes que esperan pasar por el quirófano sigue siendo enorme en Madrid.

R. Lo que nos preocupa realmente es el tiempo real de espera, no el número de pacientes. Hace un año, la espera media era de 210 días, y ahora es de 135, y nuestro compromiso para finales de este año es que no sobrepase los 100 días. La idea es que nadie aguarde más de nueve meses. Hace un año teníamos 53.000 personas en lista de espera, sólo en el Insalud. Ahora tenemos menos de 50.000. No se ha bajado mucho, pero hay más fluidez. Las demoras más largas se han eliminado. A algunos médicos se les olvida que tenían pacientes aparcados.

P. ¿Qué medidas están adoptando?

R. Estamos invirtiendo en los hospitales para aumentar el número de quirófanos: por ejemplo, en Alcalá de Henares, Móstoles, en el Clínico -inmerso ahora en el plan de modernizacion-, en el Doce de Octubre, Virgen de la Torre... También hemos aumentado este año la cirugía mayor ambulatoria en un 25%. Esto quiere decir que un paciente que se opera por la mañana de cataratas puede volver por la tarde a su casa. Así, deja una cama libre para otros pacientes sometidos a intervenciones más graves. No hay que olvidar que detrás de cada operación hay que habilitar una cama.

P. Se crean más quirófanos, pero, ¿se aprovechan al máximo los que ya existen?

R. Sí; hemos aumentado el rendimiento de los que existen. Funcionan en jornadas de mañana y tarde. El objetivo es operar las grandes patologías por la mañana, y las leves, por la tarde, lo que permitirá que el paciente pueda irse a dormir a casa.

P. ¿Cuánto cuesta que los médicos operen por la mañana y por la tarde?.

R. Hemos creado equipos con horarios de mañana y otros de tarde. En algunos casos, ha habido que contratar personal sanitario con horario de tarde, y en otros casos, redistribuir los efectivos que ya teníamos. Y se ha hecho con muy poca inversión.

P. Nueve meses de espera seguirá siendo un tiempo excesivo, ¿no?

R. Cierto. Este año ya lo hemos rebajado, y nuestra idea es seguir en esa línea descendente. Madrid va a tener un plan que garantizará que, para determinadas operaciones, no haya que esperar ni siquiera esos nueve meses. El tope será de seis.

P. ¿En qué dolencias se concentra la mayor demanda de operaciones quirúrgicas?

R. En traumatología y cataratas.

P. Hace tres años, para cataratas, donde había esperas de hasta dos anos, se publicó que en el Doce de Octubre existían dos listas, una oficial y otra para recomendados.

R. Existe una única lista en todos los hospitales, que, además, es absolutamente transparente. No hay listas b o en cajones. Y nuestro objetivo es conseguir un trato de absoluta equidad para todos los pacientes. La urgencia médica y la antigüedad son los criterios básicos.

P. Los inmigrantes irregulares, los sin papeles, están excluidos de la Seguridad Social.

R. Todos los pacientes necesitados de una asistencia urgente son atendidos en los hospitales, tengan o no papeles. Las patologías leves, la asistencia reglada, debe resolverse a través de las organizaciones no gubernamentales.

P. ¿Hay suficientes camas hospitalarias en Madrid?

R. Creo que sí. A finales de este año funcionará el hospital de Alcorcón, que incorporará 560 nuevas camas. Hay dos áreas sanitarias en las que notamos más deficiencias: la de Fuenlabrada y la de Leganés. Este año hemos tomado una decisión muy importante y de gran calado: crear un hospital en Fuenlabrada, que dispondrá de entre 350 y 450 camas. Tardará en funcionar no menos de cuatro años. También, vamos a dotar con urgencia de 50 camas más el hospital de Leganés. Y ahora tenemos en construcción 30 centros de salud en la Comunidad (se hacen 10 cada año). Algunos ya funcionan, aunque todavía no han sido inaugurados, y otros iniciarán su actividad pronto, como el de la calle de Jazmín, el día 8, o el de San Fernando de Henares (el 15 de julio).

P. ¿Llegan hasta usted las quejas de los usuarios? ¿Cuáles son las más frecuentes?

R. En todos los hospitales hay servicios de reclamaciones que están coordinados con el que existe en la dirección provincial. La principal reclamación es el mal trato humano, pero referido a aspectos burocráticos. Pero he de decir que este año han descendido las reclamaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 1997

Más información

  • ALBINO NAVARRO DIRECTOR PROVINCIAL DEL INSALUD
  • "Este año hemos tomado una decisión de gran calado: crear un hospital en Fuenlabrada"