Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundacíón Miró dedica una exposición a cuatro artistas que trabajan la luz

'Lux / Lumen' incluye piezas de Turrell, Flavin, Nauman y González-Torres

Todas las piezas materiales que configuran exposición abierta en la Fundación Miró de Barcelona, cabrían en una pequeña habitación. Lux / Lumen, sin embargo, ocupa todo el espacio de las salas de exhibición porque lo que se muestra allí es algo tan inmaterial como la luz. El comisario de la exposición, Frederic Montornés, ha seleccionado piezas de distintas épocas de Dan Flavin, James Turrell, Félix González-Torres y Bruce Nauman para plantear una reflexión intimista y austera sobre la manera en que percibimos y sentimos las impresiones lumínicas.

"Teniendo en cuenta que la anterior exposición de la fundación fue la de Peter Greenaway, que conseguía distraerte los sentidos con todo tipo de estímulos y sensaciones, el contraste con ésta es absoluto porque aquí, si no lo llevas dentro no encuentras nada". Este comentario del crítico Arnau Puig durante la presentación de Lux / Lumen refleja con bastante fidelidad el ambiente introspectivo de esta exposición, abierta hasta el 7 de septiembre. Lux /. Lumen -luz y lumbre, en latín- puede verse en cuatro minutos o en una hora. De hecho, lo que hay que ver son luces, ambientes y el espacio arquitectónico notablemente modificado de la fundación.Comienza con una instalación del artista minimalista Dan Flavin (Nueva York, 1933-1996) consistente en tres grupos de fluorescentes blancos que iluminan una sala con una luz fría y uniforme. Tras pasar por esta pieza realizada en 1963, el espectador se encuentra con un habitáculo diseñado por James Turrell (Los Ángeles, 1943) donde este escultor de la luz presenta un espacio de connotaciones casi místicas en el que, tras una estructura rectangular que sobresale de la pared, aparece una luz violeta. Se contrapone con otra instalación del mismo autor realizada 20 años más tarde, consistente en una estructura rectangular similar, pero en vacío. Es decir, la luz, blanca, aparece detrás de un hueco rectangular que divide en dos la estancia.

El centro de la exposición lo ocupa otro habitáculo arquitectónico realizado por Bruce Nauman (Indiana, 1941). Tiene una forma irregular, con un pasillo central por el que se accede a una pequeña habitación triangular y a otra, con dos puertas, rectangular. En ambos casos , una sola bombilla intermitente ilumina ambas estancias en una búsqueda consciente de dejar solo al espectador con su experiencia. De Nauman se exhibe otra pieza que incluye cuatro proyecciones blancas obtenidas con la rotación constante de un vidrio blanco.

En dos salas laterales se han instalado dos ristras de bombillas de las series realizadas en 1993 por Félix González-Torres (Cuba, 1957-Estados Unidos, 1996), que pueden tener múltiples lecturas si bien aquí adquieren un carácter cálido y casi festivo. Se exhibe otra pieza del mismo autor -dos bombillas iguales situadas - en lo alto de una pared- que metafóricamente se relaciona con una pareja enamorada.

Cierra el recorrido otra instalación de Flavin consistente en dos piezas de neón rojo, cuya luz modifica y convierte en irreal el espacio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 1997