Crítica:TEATRO - 'FAUSTO'
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Metafísica y poesía

Es un collage de versos y frases en torno a Fausto, de algunos de sus autores -Goethe, -naturalmente: pero también Marlowe, Pessoa, Valéry- y de poetas diversos, de fragmentos del Génesis, de Nietzsche o de Whitman y Lord Byron. La famosa venta del alma al diablo, que es lo que se suele tomar generalmente de Fausto es apenas nada en esta obra, que desdeña el relato y toma lo esencial: el fracaso del conocimiento o sabiduría, la elección entre la nada que es la muerte y una vida plena que a su vez es un camino lleno de desengaños y de angustia; pero también la elección de esa biografía como biografía. Tomo estos datos de sus propias notas; temo que otros espectadores puedan dar distintas interpretaciones.Esta obra, y la compañía La República, está teniendo un gran éxito en la sala El Canto de la Cabra: han prorrogado sus actuaciones y muchos días cuelgan el cartel de "no hay localidades". Es admirable que suceda esto con una obra de corte intelectual, que algunos pueden considerar pedante, y otros no muy comprensible.

Fausto

Montaje de varios autores.Intérpretes: María Jesús Romero, Rafael Muguruza, Alberto Núñez. Compañía La República. Dirección: Fernando G. Renjifo. Dirección de dramaturgia: María Jesús Romero. Madrid, sala El Salto de la Cabra.

Yo lo atribuyo a que lo que se dice suena muy bien: porque son versos o párrafos cuidadosamente escogidos y con belleza propia, organizados dentro de esta antología; pero también porque los tres actores consiguen lo que no siempre se encuentra en el teatro: que se les entienda, que den sentido a lo que recitan, que conozcan ellos ese sentido.Sensación de vértigo

Se aplaude especialmente a la actriz María Jesús Romero en unos minutos de silencio, frente al público, sin más movimientos que los gestos de la cara, que es bella y expresiva. Actriz que es también la autora de la dramaturgia: está bien lograda, aunque quizá sea superflua.

Es evidente que la sensación de vértigo se encuentra en los trapecios o columpios de una escena, y la frialdad y el escalofrío en los cubos en que se vierte el agua que finalmente se arroja sobre los actores: pero pienso que estas acciones están incrustadas solamente para animar el texto. Tampoco molestan: quizá más grave sea para los propios intérpretes, que necesitan todo su aliento para seguir hablando en posiciones de esfuerzo y agotamiento, lo cual redunda en la satisfacción del público. Que es joven, incluso muy joven, y pueden pasar sus noventa minutos en expectación, gusto y silencio, hasta que aplauden con entusiasmo muy notable y muy vivo.

Aunque no fuera más que ése el mérito de la obra, de los actores y del director Renjifo, seria ya extraordinario cuando el teatro se está consumiendo por falta de inteligencia.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS