Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El legado de José Luis Alonso pone de relieve su trabajo como director

El Teatro María Guerrero expone fotografías, dibujos y cartas

El legado de José Luis Alonso es fundamental para seguir insistiendo en el valor que la figura de este director sigue proyectando en la construcción del teatro en España", dijo ayer Andrés Peláez, director del Museo Nacional de Teatro y comisario de la exposición que se inauguró en el Teatro María Guerrero, de Madrid, dedicada a este director escénico, considerado como el más relevante de las últimas décadas en España.

Fallecido en 1990, tras precipitarse al vacío desde su casa madrileña, el escritor Antonio Gala se refirió ayer al director desaparecido en estos términos: "No conozco una forma más alta de inmortalidad que la de ser recordado con devoción y con afecto y con respeto. Él la consiguió en vida. Ahí reside su gloria: en no haber muerto".La exposición José Luis Alonso en el Teatro María Guerrero (1960-1974), realizada por el Centro Dramático Nacional (CDN) y el Museo Nacional del Teatro, recoge numerosos documentos gráficos del director, así como dibujos, libretos con acotaciones de dirección, programas, documentos personales y sobre todo su correspondencia con personas relevantes de teatro como Calvo Sotelo, Pemán, Buero Vallejo, lonesco, Arnold Wesker o Jean Cocteau, entre otros. También expone escenografías y figurines, realizados no sólo por Nieva, sino por muchos de sus colaboradores, entre los que se encuentran Manuel Mampaso y Francisco Nieva.

"Hablar de José Luis Alonso es traer a la memoria la esencia y el núcleo de la historia del teatro español de esta segunda mitad de ,siglo", afirmó ayer Peláez.

En sus 45 años de labor teatral, el escenario del María Guerrero, entre 1960 y 1975, conoció montajes de autores como Chejov, lonesco, Ricardo López Aranda, Jean Giraudoux, Unamuno, Jean Cocteau, Antonio Gala, O'Neill, Valle-Inclán, Pirandello, Gorki, Bertolt Brecht o Alfredo Mañas, muchos de ellos en más de una ocasión. Ayer no faltaron a la cita muchos de sus compañeros, además de su prima hermana Emma Domínguez Alonso, quien ha cedido todo el legado de Alonso al Ministerio de Educación y Cultura, desde donde se ha ordenado su catalogación e inventario al Museo del Teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997