Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La selectividad será más tolerante con las faltas de ortografía.

Las faltas de ortografía en las pruebas de acceso a la universidad ya no llevarán al alumno al suspenso automático. Los responsables de la coordinación de los exámenes de selectividad en las cinco universidades madrileñas -Complutense, Autónoma, Politécnica, Alcalá de Henares y Carlos III- han decidido ser más tolerantes con los errores ortográficos en los ejercicios del área de Lengua y Comentario de Texto.Los estudiantes que este año cometan cuatro o más faltas de ortografía recibirán este curso una sanción máxima de cuatro puntos. Hasta ahora, con tal número de errores el alumno no podía esperar otra cosa que el suspenso.

Los cinco coordinadores del área lingüística de selectividad en Madrid -todos ellos profesores universitarios- acordaron cambiar los criterios de corrección para este año, cuyos exámenes se celebran del 23 al 25 de junio para los alumnos de COU, y del 25 al 27 para los de la LOGSE.

MÁS INFORMACIÓN

Hasta el curso pasado los errores ortográficos influían de la siguiente manera en la nota final: cada falta restaba un punto, y con cuatro, el suspenso estaba asegurado.

A partir de ahora, la penalización queda así: una o dos faltas se consideran normales y no puntúan negativamente en absoluto. Por tres faltas se reducirá en un punto la nota final obtenida en el ejercicio; por cuatro, dos puntos, y a partir de cuatro se restarán desde tres puntos hasta un máximo ,de cuatro.

Estas nuevas normas se hicieron públicas ayer y están recogidas en un documento firmado por los cinco rectores madrileños. El texto fue enviado el pasado día 5 de mayo al presidente de la Real Academia Española, Fernando Lázaro Carreter, para que lo conociera de primera mano. Este detalle de los rectores para con el presidente de la Real Academia es fruto de la protesta que los académicos hicieron llegar a los rectores en abril, cuando conocieron por la prensa la intención de los coordinadores de la selectividad de ser más tolerantes con los errores ortográficos.

Los rectores advierten que un ejercicio "plagado de faltas" ortográficas suspenderá

Para mitigar la protesta de la Real Academia Española (RAE), las universidades decidieron incluir una enmienda en su nueva tabla de penalizaciones por faltas: A aquellos exámenes "con reiteradas incorrecciones idiomáticas" no les valdrá la norma de perder cuatro puntos como máximo de su nota final. Serán suspendidos automáticamente."Ante el caso improbable" explican los rectores en su escrito a la Real Academia Española, "de un excelente ejercicio plagado de faltas (...) no podrá obtener la calificación de aprobado". Este supuesto, además, no sólo afecta a las pruebas de Lengua Española y de Comentario de Texto. Para tranquilizar a los académicos, los rectores han extendido este criterio al todas las asignaturas.

La preocupación de la Real Academia puesta de manifiesto en su escrito de abril se basaba en la necesidad "ineludible" de aplicar las normas de correción y propiedad idiomática a la calificación de los exámenes de cualquier asignatura. "La corrección ortográfica no es circunstancia que dependa del estado de ánimo de los alumnos, sino una muestra esencial de su verdadero nivel de formación, y así entenderse en todo sistema educativo", cree la RAE.

Los responsables universitarios están de acuerdo con la matización de la Real Academia, aunque tienen en cuenta las dificultades subjetivas del alumno en el trance del examen.

Para el rector de la Universidad Politécnica, Saturnino de la Plaza, se trata de buscar un equilibrio entre el dominio que debe tener un alumno del idioma y el estado de "nerviosismo" con el que muchos acuden a las pruebas de selectividad. "Hay ocasiones en las que el estrés y los nervios pueden influir en el examen, y se puede pasar por alto una o dos faltas de ortografía. Pero si ya se trata de un ejercicio muy incorrecto y repleto de faltas, que no suele darse el caso, no se puede aprobar de ninguna manera", aseguró ayer De la Plaza.

También el responsable de la Universidad Autónoma, Raúl Villar, se mostró tolerante con los alumnos, pero exigió un cierto rigor idiomático. "Estoy de acuerdo con que el alumno debe escribir correctamente cuando accede a la universidad, pero no. todas las faltas de ortografía son iguales. Y muchas provienen del nerviosismo con el que se examinan los alumnos".

Ser permisivo

El rector de la Complutense, Rafael Puyol, está de acuerdo con la Real Academia en que "todo alumno que pretenda ir a la Universidad debe escribir correctamente". El rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Manuel Gala, señaló que "todo ciudadano debe saber escribir correctamente y no cometer faltas de ortografía". Pero añadió que también se puede ser permisivo ante un estudiante con un buen expediente académico. "Puede haber excelentes ingenieros que cometan algunas faltas de ortografía. Muchas veces lo que importa es que el profesional cumpla bien con su trabajo, y se puede ser más permisivo ante determinadas faltas".

En su escrito a la Academia, los rectores destacan que este año, a diferencia de los anteriores, se tendrán en cuenta otros aspectos de dominio del lenguaje, al margen de las faltas de ortografía. Así, en los próximos exámenes se valorará la capacidad expresiva y la correción idiomática de los alumnos. Para ello se ponderará el uso del vocabulario, la puntuación y la correción sintáctica, así como la presentación. del escrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 1997

Más información