Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talens publica una novela de ambiente religioso y tono picaresco

Madrid Tres tradiciones narrativas han guiado la última novela de Manuel Talens (Granada, 1948): los viajes, la iniciación sentimental como itinerario interior y la picaresca cervantina. Situada en la Valencia de principios de siglo y en ambientes religiosos, Hijas de Eva (Tusquets) traza la historia de dos primas hermanas que, por caminos bien distintos, coinciden en un convento de monjas. "La Iglesia", comenta el escritor, "ha tenido un inmenso poder hasta hace bien poco y me interesaba reflejar su doble moral, así como una cierta subversión de la realidad que se esconde tras los aspectos retóricos".

Aunque confiesa que escribe desde joven, Talens publicó su primera novela, La parábola de Carmen la Reina, con 44 años. Posteriormente editó Venganzas, un libro de cuentos con el fondo de la guerra civil, en Tusquets. "Escribir bien es muy difícil y requiere mucho tiempo. No se trata de que haya tenido una vocación tardía, sino que me decidí tarde a publicar", señala.

Hermano del poeta Jenaro Talens, el novelista puede vivir de la literatura desde fecha reciente al compaginar su trabajo como novelista con el de traductor de inglés y francés. "La traducción como reescritura ayuda a la tarea de un narrador", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 1997