Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac busca disputar a EE UU su peso en América Latina

El presidente francés, Jacques Chirac, va aprovechar bien la gira que hoy comienza por cinco países latinoamericanos: Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Bolivia. Francia, enfrentada con Estados Unidos en una sorda batalla diplomática en cuestiones de defensa europea o la crisis de la región de los Grandes Lagos en África, no quiere perder la oportunidad de inquietar al poderoso vecino del norte. Esta gira tiene, sin duda, un triple objetivo: discutir la influencia de EE UU en su llamado patio trasero, impulsar las relaciones comerciales de la Unión Europa (UE) en esa zona del mundo y reconstruir la influencia política y cultural de Francia en un área largo tiempo abandonada por su diplomacia.El hecho de que la visita de Chirac incluya a los cuatro miembros de la zona de libre comercio Mercosur (todos menos Bolivia) y que éstos pertenezcan a las economías latinoamericanas con mayor crecimiento y mayor atractivo para los inversores es una prueba de que el interés de Francia es, sobre todo, comercial. Antes de partir, el presidente francés declaró a Radio Francia Internacional que tratará de convencer a los líderes latinoamericanos con los que se va a entrevistar de que la mejor solución para sus países es vincular su futuro al de, la UE, que ya es el principal socio económico de los países de Mercosur y su primer donante, por encima incluso de los países de Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA), que incluye a Estados Unidos, Canadá y México.

"El futuro de Latinoamérica no es el eje Norte-Sur", dijo Chirac, "el futuro de Latinoamérica es Europa por razones de historia y cultura (...) Su vocación no es ser una pieza del NAFTA, su vocación es estar abierta al mundo (...) Sus intereses económicos esenciales -comercio, inversiones, ayuda- no descansan en EE UU sino en Europa. Ese ya es el caso en la actualidad". Este triunfalismo francés se enfrentará a un obstáculo: las barreas a las importaciones agrícolas impuestas por la UE, que afectan a un buen número de agricultores latinoamericanos. Chirac ha prometido tratar de mediar en la disputa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 1997