Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González afirma que las cifras del PP sobre financiación autonómica no casan con Maastricht

El secretario general del PSOE, Felipe González, advirtió ayer en Sevilla que si fuera cierto que las autonómicas van a recibir para su financiación las cantidades que promete el Gobierno del PP, el compromiso del déficit público para entrar en la primera fase de la moneda única no se cumpliría. "Si estas cifras son verdad, Maastricht y el euro no lo son", dijo en uno de los pocos paréntesis serios de su charla con militantes del PSOE, llena de sarcasmos sobre los populares.

Con un auditorio presto a reír las expresiones de buen humor de que hizo gala, González pasó revista a buena parte de la gestión del PP para concluir que los miembros del Gobierno se creen mucho más listos de lo que han resultado ser y se dedican a hacer frases sin nada de fondo. "Esta gente, donde no había problemas, los crea nuevos y donde los había, los agrava" dijo. Al empezar, explicó la razón de su ironía: "No me puedo tomar en serio lo que está ocurriendo".Casi la mitad de su disertación de más de una hora la dedicó a la financiación autonómica. En su opinión, el PP intenta confundir con este asunto para que parezca una simple pelea de políticos. "La financiación autonómica es la educación de nuestros hijos, así de importante y así de grave".

Como argumento sacó un folio con una extrapolación numérica y afirmó: "Si es verdad que Andalucía consigue 476.000 millones más en cinco años, a Cataluña le corresponden 380.000; a Canarias, 118.000; a Galicia, 196.000, a Valencia, 228.000... Lo que sumaría dos billones de pesetas, justo el presupuesto de la Junta de Andalucía". Y agregó: "Si esto es verdad, Maastricht y el euro no lo son". González dijo que con esas cantidades es imposible cumplir el compromiso del déficit público para estar en la moneda única.

González apostilló que, en el caso de que Andalucía recibiera 476.000 millones, y Cataluña, como dice Jordi Pujol, sólo 194.000, ésta última comunidad estaría discriminada. "Permitidme defender a Cataluña desde Sevilla", afirmó entre ovaciones..

También ironizó con que la financiación autonómica ha estado resuelta durante 14 años y los populares la "han estropeado en 14 días". "Funcionó bien hasta el 31 de diciembr de 1996; a partir de entonces ya no sabe con qué dinero cuenta, y eso que los presidentes de las autonomías del PP tocan palmas con las orejas, pero no se aclaran". "¿Es mucho pedir que un Gobierno que presume de transparencia y claridad, dé a conocer las cifras en un folio, como hicimos nosotros7, se preguntó.

Tras asumir que corre el peligro de que le llamen "traidor a la patria" por sus avisos sobre Maastricht -"ahora nos dividimos otra vez entre traidores y patriotas"- advirtió que aún no se ha hablado de financiación sanitaria: "Si van a hacer el mismo procedimiento, arreglados estamos". Pese a todo, abundó en la necesidad de pactar. "No es tarde para sentarse a negociar en serio".

Más adelante señaló que no sólo le preocupa la financiación: "Es necesario que aceptemos la realidad compleja de España; hay que convivir con las diferencias, que son las mismas de 1517". González aliñó su alocución con comentarios de ministros y de Aznar, aludió a su juventud en Sevilla, bromeó con dichos de su padre e, incluso, recitó un fragmento picante de Valle-Inclán.

"En el avión he visto en el mundo-mundial [en alusión al diario El Mundo] un titular grandilocuente: El Gobierno rehabilita 82 catedrales. Pero, al hacer las cuentas, salía a 18 millones por catedral, ¡no da ni para las sacristías!", ironizó. Y aludió a unas declaraciones de Aznar en el sentido de que tenía "química y física" con el canciller alemán, Helmut Kohl: "Yo tenía química, pero ¿física?, en eso este tío me ha ganado. Ayer vi una película en la que una señora llevaba siempre un mono en el hombro. ¿Será eso la física?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997

Más información

  • El líder socialista cree que "aún no es tarde" para el consenso sobre el dinero de las autonomías