Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los envases no retornables quedarán prohibidos a finales del próximo año

Isabel Tocino considera un "brindis al Sol" reducir un 10% la producción de envases

Esas botellas con la inscripción de "no retornable" tienen los días contados. Y el arrojar toda la basura de casa al mismo cubo. O las enormes estanterías de los hipermercados llenas de productos bellamente envasados. Los problemas de recogida y tratamiento de todos estos residuos han llegado a tal punto en los países desarrollados como para considerar que vale más limitar su producción. El Congreso dio ayer un primer paso en esta dirección al aprobar el proyecto de Ley de Envases y Residuos de Envases, cuya entrada en vigor significará despedirse del "usar y tirar".

, Con el apoyo de 180 votos a favor y 128 en contra, el Congreso de los Diputados aprobó ayer el dictamen que la Comisión de Medio Ambiente redactó sobre una ley de envases con la que no está de acuerdo la propia ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino. Como jurista que es y así lo reitera en las oportunidades que se le presentan, la ministra es partidaria de que el parlamento sólo legisle aquello que se pueda hacer cumplir. Está convencida de que es "un brindis al sol" una enmienda introducida con el apoyo de toda la oposición por la que el país se compromete a reducir en un 10% la producción de envases de aquí al año 2001."Es el único país de la Unión Europea que en la transposición de la directiva sobre envases hace un compromiso para el que no arbitra ningún instrumento capaz de exigir su cumplimiento; somos los únicos que establecemos una limitación a las reglas del mercado", afirmaba en los pasillos del Congreso una vez aprobada la enmienda en una sesión plenaria.

Los fabricantes españoles manifestaron ayer su aprobación, informa Europa Press. José María Sala, portavoz del grupo, PVC de ANAIP, de la Confederación Española de Empresarios de Plásticos, comentó: "No se ha hecho más que copiar la política europea". El diputado, Lluis Miquel Recoder, de CiU, el grupo que ha posibilitado el triunfo de la enmienda, lamentaba en su intervención cómo un tema de más trascendencia social que el de la televisión digital no reflejara el mismo acaloramiento parlamentario.

Premura

En efecto. Tras el sofoco digital matinal y el salón de plenos vacío, el presidente de la cámara, puesta la mirada sobre la hora del almuerzo, despachaba el debate de la ley con una premura que apenas permitió a los grupos parlamentarios y a la propia, ministra defender con holgura sus planteamientos. Las enmiendas del PSOE e IU fueron rechazadas. "La ley sólo tiene el respaldo de la patronal CEOE, dijo ayer Francisco Frutos, de IU, informa Europa Press.La portavoz socialista y anterior secretaria de Estado de Medio Ambiente, Cristina Narbona, mostró su discrepancia porque el proyecto de ley no contemple la reducción del uso del PVC, un producto tóxico, no reciclable, cuya incineración emite dioxinas y es fuertemente combatido por Greenpeace. "No es una reclamación caprichosa", dijo. "Los documentos del Parlamento Europeo y la experiencia de nuestro entorno apuntan a una disminución de este producto. Cada vez hay menos empresas embotelladoras y cadenas de alimentación que abandonan su uso. Y cada vez son más numerosas las ciudades que se declaran libres del PVC". Pidió a Tocino que no se deje influir por los grupos de intereses (la CEOE) ni por la agencia de publicidad multinacional que defiende a los fabricantes de este producto, casualmente la misma que organizó el último viaje de Aznar a Alemania.

La ministra se defendió diciendo que está bien la reducción del 10% pero que no debe recogerse en la ley sino en los reglamentos. Luego le espetó que era demagógica, porque en el mandato del PSOE se habían elaborado 14 proyectos de leyes de envases, ninguno. de que había logrado luz verde.

El proyecto de ley propone que antes del 30 de junio del año 2001 deberá valorizarse (incinerarse o aprovechar para otros usos) entre el 50% y el 65% de todos los residuos de envases; se reciclará entre el 25% y el 45% y se reducirá al menos el 10% en peso de la totalidad de los residuos de envase generados. Los poseedores de envases usados deberán entregarlos separados por materiales a un recuperador, incinerador o el agente económico que lo reutilice. A partir de la entrada en vigor de la ley y hasta el año 2001 el plomo, cadmio, mercurio y cromo hexevalente en los envases se reducirá. Todos los envases deberán llevar la etiqueta que exprese si están en un sistema de gestión de residuos y si se deben retomar. Se prohibirá la leyenda "no retomable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997