Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cuestión de las 'esclavas sexuales' enturbia la cumbre entre Tokio y Seúl

Medio siglo después, el asunto de las esclavas sexuales que utilizó Japón en sus cuarteles durante la II Guerra Mundial sigue enturbiando sus relaciones con Corea del Sur. En una cumbre celebrada ayer en Beppu (Japón), el primer ministro japonés, Ryutaro Hashimoto, tuvo que pedir disculpas al presidente surcoreano, Kim Young-sam, por unas declaraciones de su jefe de Gabinete. Este había dicho que el asunto había que explicarlo dentro de un "entorno social" histórico. Japón obligó a 200.000 mujeres de Corea del Sur, Filipinas, China, Indonesia y Holanda a prostituirse en burdeles situados en el frente de guerra.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 1997