Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO y UGT consideran que Ruiz-Gallardón es capaz de acabar con el desempleo

La economía de la región vive en el desacuerdo. Los sindicatos CC OO y UGT consideran que las últimas cifras de paro (425.000 desempleados) muestran el fracaso de la Comunidad en un apartado prioritario de su política. El Gobierno regional, en cambio, blande la creación de empleo (el pronóstico cifra en 100.000 los puestos que se generarán en 1997) como muestra de bonanza económica. La patronal madrileña, por su parte, aunque apoya la política autonómica, sostiene que el despegue de la región se ve lastrado por el trato discriminatorio que recibe del Estado, del que obtiene menos inversiones de lo que debería. Ante esta situación, un informe del Consejo Superior de Cámaras de Comercio anuncia que el producto interior bruto (PIB) de la región crecerá este año menos que la media nacional.

El consejero de Economía, Luis Blázquez, afronta el año con optimismo. "Se crearán 100.000 empleos netos en 1997. Pero como se incorporarán al mercado de trabajo 50.000 personas nuevas, sólo podremos rebajar el número de parados en 50.000". Será el primer descenso importante de desempleados desde que hace 18 meses el PP empezó a gobernar la Comunidad.Sin embargo, la promesa electoral de Alberto Ruiz-Gallardón -"en cuatro años habrá 200.000 parados menos en la región" -sigue camino del incumplimiento. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) demuestran que en junio de 1995, cuando Ruiz-Gallardón llegó al poder, había 418.300 parados, y que en septiembre pasado eran 429.900.

Pese a ello, en las filas populares cunde la esperanza: "Somos la Comunidad que más empleo ha creado en l996". Cuando el socialista Joaquín Leguina dejó la presidencia regional, había en la Comunidad 1.601.000 personas con trabajo; en septiembre pasado, los empleados eran 1.747.000 (146.000 más).

Los sindicalistas lo ven de otra forma. "Ruiz-Gallardón ha inaugurado muchas obras, pero no es capaz de cortar la cinta del desempleo". Es el resumen que hace Rodolfo Benito, secretario general de CC OO.

José Ricardo Martínez, secretario general de UGT-Madrid, apostilla: "El empleo está mal. Los últimos datos son 425.000 parados y, aunque la Comunidad de Madrid sea la que más empleo crea, esta cifra de desempleados es una barbaridad".

Fernando Fernández Tapias, presidente de la patronal madrileña, se pone de parte del Ejecutivo autónomo: "Madrid es una de las comunidades que, más empleo crean, aunque el aumento de la población activa puede impedir que se rebaje la actual tasa de desempleo". Y apunta una crítica al Gobierno central: "Madrid soporta un trato discriminatorio en el balance de las aportaciones que realiza y las inversiones nacionales que recibe".

El Gobierno regional no desespera y anuncia que en los próximos meses las pequeñas y medianas empresas harán nuevas inversiones productivas. Asimismo, la Consejería de Economía pretende fijar sus esfuerzos en las principales bolsas de parados en Madrid. "Nos preocupan especialmente municipios como Móstoles, Parla y Alcorcón, con graves problemas de paro, y distritos como Villaverde o San Blas", señala Blázquez. El consejero de Economía pretende diseñar nuevos programas de empleo que quiere negociar con los sindicatos y la patronal.

Los dos sindicatos más importantes reciben las ofertas de diálogo con escepticismo. Rodolfo Benito, de CC OO, dice: "El PP sólo pretende instrumentalizar el diálogo social con fines propagandísticos, pero hasta ahora no pueden presentar ningún acuerdo concreto". Y José Ricardo Martínez, de UGT, añade: "Un año después de firmar la concertación social, no hay ni una sola medida concreta. Tampoco hemos hablado de la concreción de partidas a políticas concretas".

Cuando se le piden proyectos concretos, Blázquez anuncia nuevas apuestas para atraer inversiones: "Quiero provocar acontecimientos que pongan de moda a Madrid en el exterior. Quiero traer el Campeonato del Mundo de Motociclismo en 1998 y quiero disparar en todas las direcciones. Quiero crear una cultura de empleo". Pero el ugetista José Ricardo Martínez le dibuja borrascas laborales en el horizonte:"El nuevo Plan General aprobado por el PP en el Ayuntamiento va a favorecer la desaparición de 2.000 empresas, que podrán vender sus terrenos recalificados para conseguir rápidos beneficios, y va a dejar en la calle a 40.000 trabajadores. Ruiz-Gallardón debe desautorizar estos planes".

La balanza de los datos

Durante la era Ruiz-Gallardón los salarios se han incrementado en porcentajes similares a los del periodo socialista (en torno al 3,6%), las inversiones extranjeras no han conseguido superar marcas históricas (185.318 millones en julio de 1994; con el PP sólo se ha llegado a 132.818 millones en diciembre de 1995), se ha conseguido la máxima cifra de turistas alojados (431.600 en septiembre de 1996) y de viajeros que han pasado por Barajas. También aquí hubo marcas negativas: los retrasos y el parón de cinco horas por un pequeño incendio.Un informe patrocinado por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio anuncia que Madrid crecerá menos que la media nacional este año. El PIB de la Comunidad aumentará un 2,3%, una décima menos que en el conjunto del país. "La principal rémora de la economía madrileña será el crecimiento negativo de su sector público", según este informe avanzado por Efe. Ruiz-Gallardón es partidario de vender empresas autonómicas al sector privado y de congelar las plantillas de la Administración regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de enero de 1997

Más información

  • El Gobierno regional espera crear 100.000 puestos de trabajo este año