Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poeta José García Nieto gana el Cervantes

El jurado, con Cela a la cabeza, destaca su tarea de crítico y animador cultural

El poeta, articulista y académico José García Nieto (Oviedo, 1914) obtuvo ayer el Premio Cervantes de Literatura 1996. Dado su delicado estado de salud, el poeta no pudo contestar a la llamada con que la ministra de Educación y Cultura le felicitaba por el máximo galardón de las letras españolas, dotado con 15 millones de pesetas. Por la tarde, García Nieto recibió a la prensa en la casa madrileña de su hija Mayte, y declaró sentirse "raro, muy contento, sorprendido y nervioso; como si me fueran a tirar por un balcón". Poeta católico y garcilasista, autor de más de treinta libros, García Nieto es gran amigo de Camilo José Cela, quien también le presentó como candidato a la Academia en 1983.

Camilo José Cela, que en varias ocasiones ha destacado a García Nieto como "una de las voces líricas más claras de nuestro tiempo y de nuestra lengua", ya anunció en marzo pasado que le propondría para el Premio Cervantes como enmienda personal por lo mal que "todos sin excepción nos hemos portado con él". Ayer fue un día de especial emoción y lo reconoció públicamente: "Me ha alegrado enormemente que sea él", dijo Cela poco después de conocerse la noticia del premio que él mismo obtuvo el pasado año.Cela fue también uno de los primeros en acercarse a la casa madrileña del poeta, "donde le abrazó y le dio la enhorabuena", según informó a EL PAÍS el yerno de García Nieto durante su comparecencia vespertina ante los medios de comunicación. Allí, José García Nieto dio muestras de grandes dificultades de movimiento, memoria y expresión, pero fue capaz de hablar con voz clara de sí mismo -"Fui un poeta muy católico, pero luego me volví más indiferente"- y de recitar unos versos que su hija Mayte consideró "improvisados sobre la marcha". Decían así: "Reconozco este sueño, / nada ha pasado en vano / nadie dejó el empeño gracioso de su mano. / Por este mismo libro / que su frescor me entrega, / todo lo que se ama desde otro amor nos llega. / Somos aquellos hombres, vendrán aquellas sombras, / se acumulan los nombres iguales en las cosas. / La lluvia alcanza el nido, / las alas cobijadas, / el que yo soy o ha sidó, ando sobre pisadas".

Todavía en activo

Junto al octogenario poeta se encontraban dos de sus tres nietos -Antonio y Sara, ambos de 16 años- y sus dos hijas -Mayte y Palonía- Su yerno desveló que, a pesar de sus problemas de salud (sufrió un derrame cerebral hace cuatro años), el escritor aún crea poesía: "Tiene ya dos libros inéditos que le ha dictado a Pureza Canelo", la editora de su Poesía completa, recientemente publicada por la Fundación Central Hispano".Poeta garcilasista, influido por Machado, Unamuno y los clásicos del Siglo de Oro, lo religioso ha marcado una gran parte de la obra lírica dé García Nieto, quien en una entrevista de 1983 se definía como "un gladiador inerme en las mallas de Dios". El autor añadía: "Yo empecé haciendo poesía ortodoxa cristiana, y luego evolucioné hacia la expresión de las dudas, de mis avatares. Vaya por delante que soy católico, apostólico y romano. Sé que Dios está en todas partes, pero muy oculto a veces, con una presencia misteriosa y desconcertante para el hombre".

Pero el jurado destacó sobre todo otras facetas de García Nieto. Fernando Lázaro Carreter recordó la importancia del premiado en los años silenciosos de la posguerra: "Reemprendió el camino de la lírica", dijo el director de la Real Academia, quien subrayó su presencia en la revista Poesía española [también estuvo vinculado a Garcilaso, Acanto y Mundo Hispánico], "donde se revelaron la mayor parte de los que luego fueron. poetas". También Luis María Anson incidió en el mismo sentido: "Conoce perfectamente la poesía y a los poetas, además de ser un excelente crítico y articulista".

Esperanza Aguirre, que se presentó con más de media hora de retraso y acompañada por el jurado, a excepción de Francisco Ayala, aclaró tras la reunión que decidió el galardón que el poeta fue elegido por mayoría después de siete votaciones.

La Academia

José García Nieto es miembro de la Academia de la Lengua desde marzo de 1983. Según sus familiares, allí están sus mejores amigos, los que lo visitan en su casa de la Avenida de los Toreros. El poeta, que ocupó el sillón vacante de José María Pemán, leyó su discurso en verso (fue el primero en hacerlo en 130 años). El propio Cela, que junto a Gerardo Diego presentó al candidato, contestó a su discurso.Recién acabada la guerra civil, y al salir de la cárcel, García Nieto publicó su primer libro de poemas, Vísperas hacia ti, al que siguieron más de una treintena de obras, entre ellas Sonetos por mi hija (1953 -que fue comparada por Juan Ramón Jiménez con los versos de Góngora, Quevedo o Calderón-, La hora undécima (1963) o Taller de arte menor (1973). Dedicado toda su vida a la poesía, ha recibido numerosos galardones" entre ellos el Premio Nacional de Literatura (1961), por Geografia es amor; el Premio Internacional de Poesía (1963), por el conjunto de su obra, y los premios periodísticos Mariano de Cavia y César González Ruano, entre otros.

Entre los finalistas estaban Francisco Umbral -cuyo nombre sonó con, fuerza durante todo el día-, Ángel González, Juan Goytisolo, Mario Benedetti, José Hierro y Pedro Laín Entralgo. El jurado -lo formaron Camilo José Cela, Fernando Lázaro Carreter, Antonio Cravotto, Juan José Armas Marcelo, Francisco Ayala, Luis María Anson, Darío Villanueva y Fernando R. Lafuente (secretario sin voto).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de diciembre de 1996