Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
41º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Para herir sensibilidades

"Un héroe muy discreto es una lección de esperanza que demuestra que todo el mundo puede llegar a todo", afirmó tras el pase de su película el director francés Jacques Audiard. A lo largo de 105 minutos, el realizador intenta desmitificar "y ofrecer otra versión, una mirada subjetiva" de un hecho traducido a comedia ambigua "que posibilite el que aquéllos que no vivieron el desarrollo de la II Guerra Mundial puedan preguntar a sus mayores: ¿Y tú de qué lado estuviste?". "Quiero que esta película, como cualquiera de mis filmes, sirva, entre otras cosas, para herir la sensibilidad de alguien, a pesar de que ni el guionista ni yo, como director, somos historiadores ni conocimos la guerra", afirmó el director galo.Junto al guionista Alain Le Henry, Audiard ha querido terminar "con las falsas mentiras y las falsas verdades de la época", todo ello a través de un personaje que "en su vida real acabó como director de una orquesta en Israel", señaló el director francés, quien resumió su largometraje como "la política vista desde la ironía".

Según sus palabras, en 1940 su país sufrió una gran derrota que supuso el que colaborara hasta 1944 con el Gobierno nazi. "Hay que admitir que esto no quedaría bien en los libros de texto. De la noche a la mañana dejamos de ser los derrotados y fuimos los vencedores, pasamos de colaborar con los nazis a ser luchadores en la resistencia. El responsable de esa ilusión fue De Gaulle, cuestión de la que nos ha costado más de 40 años el recuperarnos", señaló el director francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de octubre de 1996