Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO GAL'

Pujol critica la vuelta de la crispación

El secretariado permanente de Convergència Democrática analizó ayer críticamente las palabras del vicepresidente, Francisco Álvarez Cascos, sobre que los GAL fueron "un terrorismo de bodeguilla". Los nacionalistas comunicarán a los populares, aunque en privado, su disgusto porque se pueda volver "al clima de crispación" de la anterior legislatura. "Todos tenemos mucho que perder", dijo un dirigente de Convergència.Jordi Pujol, que abogó hace meses porque las elecciones de marzo cerrasen definitivamente una etapa de crispación, expresará su disgusto por las palabras de Álvarez Cascos a Aznar cuando se celebre la anunciada entrevista entre ambos. El portavoz parlamentario de CiU, Joaquim Molins, ya lo hizo ayer mismo, aprovechando una conversación telefónica con el vicepresidente Rodrigo Rato.

MÁS INFORMACIÓN

En público, Molins se negó ayer a comentar la intervención de Álvarez Cascos en Mérida. "No opino porque no quiero volver a momentos del pasado que no añoro en absoluto", declaró.

Los nacionalistas vascos acogieron con otro espíritu las palabras de Álvarez Cascos. El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Iñaki Anasagasti, considera que si el Gobierno quiere mantener una coherencia entre sus acciones y las palabras de su vicepresidente, primero debe desclasificar los documentos del Cesid.

Sin embargo, el parlamentario vasco considera mucho más grave que Felipe González señale que "28 muertos no son terrorismo de Estado" que el hecho de que Álvarez Cascos manifieste que los GAL fueron "un terrorismo de bodeguilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 1996