Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
53ªMOSTRA DE VENECIA

Tres actores irlandeses para una historia sentida

"Esta historia hay que sentirla. Y para sentirla hay que ser irlandés". En eso coinciden los tres actores que interpretan Michael Collins, Liam Neeson, Stephen Rea y Aidan Quinn."Collins se convirtió en una leyenda por el apego a su tierra y el ardiente deseo de libertad. Para encarnarlo me sumergí en la historia y me involucré apasionadamente. A través de él he tratado de transmitir las emociones y sufrimientos de quienes vivían la situación oscura de la época explica Neeson. El actor, galardonado con un oscar por La lista de Schindler, ha dedicado 13 años a conocer el aspecto humano de este personaje: "Apenas terminé de rodar Excalibur, Neil Jordan me propuso este papel. Acepté enseguida hacer Collins, un hombre de corazón apasionado y de estrategias calculadas que por sus ideales era capaz de actuar con violencia extrema y de sufrir profundamente las consecuencias. Creo que si hoy viviera, existiría una Irlanda unida".

Neeson subraya cómo el poder del cine puede despertar interés frente a la historia: "Es increíble cómo La lista de Schindler dio inicio a un gran proceso educativo. Nuestra esperanza es que suceda lo mismo con esta película".

Stephen Rea define este periodo como la concha de una ostra que está comenzando a abrirse. "Retrata un momento entre 1918 y 1922, pero también la opresión que Inglaterra ha ejercido durante 700 años sobre Irlanda. No es un filme terrorista a favor del IRA, sino un relato sobre nuestra verdad".

Tras haber realizado seis películas junto a Jordan, Rea le defiende de los ataques de la crítica inglesa: "El destino de mi personaje, Ned Broy, el informador más importante de Collins, ha sido modificado por exigencias de guión. Es asesinado a manos de los británicos, cuando en la realidad no sucede así. Pero esto es sólo significativo. Sin embargo, los ingleses lo han considerado como un intento de Jordan de mostrarlos sanguinarios".

Aidan Quinn, ya consagrado por su papel en Leyendas de pasión, encarna a Harry Boland, el mejor amigo de Collins y su rival a conquistar el amor de Kitty Kiernan. "Esto marcó nuestro destino. Al fin y al cabo, del amor al odio hay un solo paso", confiesa sonriendo. Y agrega: "Además, Julia Roberts es una gran actriz que tiene los pies bien puestos sobre la tierra".

El actor acaba de concluir el rodaje de The Jackals: "Soy un famoso terrorista palestino de los años setenta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 1996