Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chocolate y la marihuana comparten una sustancia química asociada con el placer

Ya es oficial. El chocolate y el chocolate están relacionados, comparten un ingrediente común. Investigadores del Instituto de Neurociencias de San Diego (California) han analizado el contenido de tres marcas de chocolate y en todas han encontrado una sustancia similar químicamente a la anandamida, que es uno de los ingredientes activos de la marihuana.Este descubrimiento, del que se da cuenta en el último número de la revista Nature, puede contribuir a avivar la polémica sobre la legalización de la marihuana, pero también es posible que sea utilizado por algunos para pedir la prohibición del chocolate. Los investigadores no quieren que pase nada de esto. "No estamos diciendo que el chocolate y el cannabis sean lo mismo, ni que tengan exactamente los mismos efectos. No es así de simple", señala Daniele Piomelli, uno de ellos. "Los hechos son que hemos identificado tres fuentes de una sustancia similar a la anandamida en el chocolate. Pero queda mucho camino antes de que se puedan comparar".

Según los experimentos realizados, la función en el cerebro de la anandamida del cannabis es muy distinta de la de la procedente del chocolate, aunque se cree que ambas inducen una sensación de placer. La anandamida fue descubierta hace sólo tres años. Se produce automáticamente en el cerebro y forma parte de los neurotransmisores y neuromoduladores que participan en la comunicación entre neuronas.

Una vez que han cumplido su función, estas sustancias químicas se destruyen o son degradadas por otras enzimas. Mientras que la anandamida del cannabis se destruye inmediatamente tras cumplir su función, la del chocolate no sólo no se destruye sino que bloquea las enzimas encargadas de destruir la sustancia natural producida por el cerebro, lo que produce una acumulación que se cree es la que lleva a la sensación de placer. O sea que tiene efecto diferente y más potente que la del cannabis.

Piornelli se niega a contestar a la pregunta inmediata: "¿Cuánto chocolate hay que tomar para que haga el mismo efecto que el cannabis?". "No puedo contestarla", señala. Y ello por dos razones. Hasta ahora los experimentos se han hecho en líneas celulares y en animales, pero no en humanos y además se han hecho mediante inyección, no por ingestión oral. "No sabemos lo que pasa cuando se toma oralmente; puede tener efectos totalmente diferentes".

Copyright Nature News Service.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de agosto de 1996