Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ONG arrecian en sus críticas contra Exteriores

La orden de Asuntos Exteriores sobre subvenciones a las ONG entró en vigor ayer, y éstas la recibieron con fuertes críticas. La Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGD) reclamó que "el PP y sus socios parlamentarios reafirmen el compromiso del 0,35% del PIB a ayuda al desarrollo", y rechazó "los recortes anunciados por el secretario de Estado", Fernando Villalonga. La orden, según la CONGD, es "una mala normativa elaborada por personas que desconocen el trabajo de las ONG"."Lo que está realmente en juego, bajo los fuegos artificiales", dice Olaf Valverde, director general de Médicos Sin Fronteras (MSF), "es reducir el presupuesto español de cooperación. De ahí que nos parezca erróneo presionar a las pequeñas ONG. MSF fue pequeña al principio, lo cual demuestra al Gobierno que lo que tiene que hacer es dejar crecer y dar facilidades". "En 1991", afirma esta ONG, "el 80% de los fondos de MSF eran fondos públicos, y hoy sólo lo es el 55%, porque hemos podido generar nuestros propios recursos gracias al apoyo de la población". Valverde recalca que las ONG necesitan independencia. "Sería absurdo que este Gobierno ataque a las ONG politizadas en un sentido digamos socialista y se vuelque en pro de las de su propia ideología, que las hay".

José María Iztueta, director de proyectos de Médicos del Mundo (MDM) lamenta la "forma violenta y onerosa" en que se ha aprobado la orden, y discrepa de oponer profesionalidad y modestia económica. "Si yo tengo 1.000 millones", dice, "no significa que sea mejor profesional". En cuanto al hincapié de Villalonga en controlar a las ONG, Iztueta replica: "Cada céntimo de las ONG está controlado por una empresa auditora como Pryce Waterhouse, subcontratada por la secretaria de Estado para la Cooperación. Es increíble que se insista en ese control a las ONG mientras que no hay el mismo control social de los fondos del Gobierno".

"En la UE el máximo de fondos privados en cada proyecto es el 15%, y aquí se pide el 20%", dice Rafael Rodríguez-Contreras, presidente de Medicus Mundi (MM). "No pretendemos que la Administración sostenga la estructura de las ONG, pero sí muchos proyectos, porque en unos no pedimos un duro, pero en otros necesitamos ayuda". MM lamenta que no haya habido debate entre el Gobierno y las ONG, y que no se haya convocado el Consejo de Cooperación al Desarrollo creado en 1995".

Ignacio Carreras, presidente de Intermón, teme que se pueda "coartar la independencia de las ONG" y rebate el "clima de sospecha sobre unas organizaciones que han hecho un buen trabajo". Carreras advierte que la orden parece apoyar los gastos en infraestructura y menoscabar la inversión en capacitación profesional. "Más en desarrollismo, y menos en gente", resume.

El Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL) instó ayer al Gobierno a retirar la orden y a consensuar la cooperación con los agentes sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 1996