Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno bosnio no participará en las elecciones si Karadzic sigue en escena

El enviado de Clinton a los Balcanes, Richard Holbrooke, descartó ayer en Sarajevo un desenlace inmediato del culebrón que tiene por protagonista al cabecilla serbobosnio Radovan Karadzic y su manoseado desalojo del poder. Holbrooke se entrevistó en la capital bosnia con el presidente Alia Izetbegovic antes de volver a Belgrado para su segunda tanda de conversaciones en 24 horas con el hombre a quien todos consideran en poder del hilo para desenredar la madeja, el líder serbio Slobodan Milosevic. El Gobierno bosnio ha anunciado que no participará en las elecciones de septiembre si Karadzic, buscado como criminal de guerra por el Tribunal de La Haya, sigue en la escena política.Mientras Holbrooke decía a los periodistas en el aeropuerto de Sarajevo que "no se deben esperar acontecimientos cruciales" de su visita, en la vecina capital serbobosnia de Pale desembarcaba de un helicóptero el principal asesor de seguridad de Milosevic, Jovica Stanisic, con la misión de pedir a Karadzic que abandone la presidencia del partido gobernante y eventualmente el territorio que controla en busca de un asilo no precisado.

Stanisic, de cuyos servicios ya se valió Milosevic para poner fin a la crisis de los cascos azules rehenes de los ultranacionalistas serbios en mayo de 1995, regresó ayer mismo a Belgrado -donde estaba Holbrooke- llevando consigo a Momcilo Krajisnik, un hombre de confianza de Karadzic: que preside el autoproclamado Parlamento serbobosnio, y Alexa Buha, que ejerce como ministro de Exteriores de Pale.

El embajador estadounidense Robert Frowick, responsable del proceso electoral, debe de anunciar hoy su decisión de vetar la participación en los comicios del partido gobernante serbobosnio -SDS, ultranacionalista- si Karadzic no ha abandonado este viernes su jefatura. Fuentes serbias de Sarajevo hablaban ayer de una intensa lucha política en el seno del liderazgo serbobosnio, algunos de cuyos elementos prominentes no estarían dispuestos a dar la cara por Karadzic si con ello sacrifican sus posibilidades de ser elegidos.

Las elecciones en las dos mitades de Bosnia -la Federación croato-musulmana y el territorio de los serbios- han sido convocadas para mediados de septiembre pese a que no se cumple ninguna de las precondiciones estipuladas en los acuerdos de paz de Dayton. La vicepresidenta serbobosnia, Biljana Plavsic, dijo ayer que un veto al SDS significaría el boicoteo de los comicios en la Republica Sprska.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de julio de 1996