Rato afirma que el ajuste del gasto afectará a todos los capítulos del presupuesto del próximo año

EI vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, reiteró ayer que el próximo año el incremento del conjunto del gasto no podrá ser superior al crecimiento de los precios, el 2,6% aproximadamente, y anunció que el "esfuerzo" presupuestario, es decir, el ajuste, "tendrá que afectar a todos los capítulos". Rato dijo que la estabilidad macroeconómica es la mejor manera de mantener el Estado de bienestar y afirmó que cualquier modificación fiscal adicional sobre el ahorro dependerá de la evolución del déficit público.

El año que viene la restricción presupuestaria no recaerá sólo en la inversión pública. Al menos así lo señaló ayer el vicepresidente Rodrigo Rato en los cursos de verano que la Universidad Complutense desarrolla en San Lorenzo de El Escorial. Según Rato, "todos los capítulos presupuestarios" se verán afectados por la necesidad de establecer unos presupuestos que deberán ser restrictivos si se quiere cumplir la reducción del deficit público. Es decir, que los gastos de personal (funcionarios), que es el capítulo 1, sufrirá el rigor en la contención del gasto y el resto de los capitulos también, o sea, los gastos corrientes, los financieros (el pago de la deuda se beneficiará de la rebaja de los tipos de interés), las transferencias corrientes, la inversión real y las trasferencias de capital. La partida destinada a pensiones no se verá afectada, tal como se ha comprometido el Gobierno en reiteradas ocasiones.Para que el ajuste presupuestario se note menos en infraestructuras, el vicepresidente recordó que el Gobierno está estudiando fórmulas de cofinanciación con la iniciativa privada y afirmó también que las futuras modificaciones fiscales sobre los rendimientos del capital mobiliario dependerán de la evolución del déficit público.

Rato aprovechó su participación ayer en el seminario sobre Moneda Única y opinión pública europea para proclamar, una vez mas, su europeísmo y el convencimiento de que España "puede y debe formar parte del núcleo central de la moneda única". Ello requiere aplicar políticas macroeconómicas de estabilidad, es decir reformas estructurales y políticas fiscales para conseguir la convergencia nominal, que llevará a la convergencia real. Esa estabilidad, según Rato, no es sólo una imposición de Maastricht, sino una consecuencia de la mundialización de la economía y, además, es la mejor garantía para mantener el Estado de bienestar.

"La mejor manera de afectar al Estado de bienestar es la inestabilidad que provocará más paro y la subida de los tipos de interés". "La estabilidad" insistió el vicepresidente, "es el camino de la prosperidad y la prosperidad es la base de la solidaridad". Así pues, cuando terminó su ponencia, Rato manifestó compartir la opinión del gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, de que hay que reformar el Estado de bienestar para garantizar su supervivencia. En ello coincidió también el vicepresidente de la CEOE, Arturo Gil, quien afirmó que esta reforma debe tender a disminuir el peso del Estado.

La portavoz parlamentaria de IU, Rosa Aguilar, afirmó por el contrario que la politica del PP lleva a "dinamitar el Estado de bienestar". Los sindicatos CC OO y UGT rechazaron también ayer las medidas que la víspera propuso el gobernador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 02 de julio de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50