LOS PROBLEMAS DE LA SECUNDARIA EN LAS ZONAS RURALES

50.000 manifestantes en Madrid contra la red de centros de la ESO en las zonas rurales

Las asociaciones convocantes aplauden el 'talante dialogador' de Esperanza Aguirre

Un portavoz de una de las organizaciones convocantes de la manifestación de ayer en Madrid había dicho ya el jueves pasado que estaban convencidos de que el "cambio político que acaba de producirse en España" se iba a traducir en, una "actitud de diálogo" en las nuevas autoridades educativas, que no había existido en las anteriores.Otro portavoz repetía ayer palabras similares cuando la manifestación emprendía su marcha desde la glorieta de Atocha poco después de las doce del mediodía rumbo a la sede de Educación, en la calle de Alcalá: "La ministra tiene ganas de hablar, lo que antes se nos había negado".

Parecidas palabras serían pronunciadas por un tercer portavoz en la puerta del Ministerio de Educación, al salir a la calle la comisión de representantes que había permanecido reunida con la ministra durante dos horas que se hicieron interminables, a los 3.000 manifestantes que aguardaban la buena nueva en la calle. Radiante, exhibiendo el churchiliano signo de la victoria, el tercer portavoz anunció urbi et orbe que, en efecto, "la ministra es muy dialogante".

Más información
Miedo a la muerte de los pueblos
Sólo fotógrafos y mudos

Los informadores, que habían permanecido ante el Ministerio convencidos de que la larga duración de la entrevista con Aguirre, acabaría en frutos espectaculares, se encontraron con que "el gran éxito" saludado tan alborozadamente por los representantes de los manifestantes había consistido en "arrancar de la ministra" el compromiso de dialogar con todos y de estudiar los problemas escolares de todos los pueblos afectados provincia por provincia. Sin el más ligero matiz diferenciador, los comisionados no paraban de ponderar el talante absolutamente dialogan te de Aguirre y su firme compromiso de negociar y negociar. "Compromiso de negociar". Es decir, exactamente lo mismo que la mininistra ha venido repitiendo a lo largo de los últimos. siete días en comunicados oficiales y comparecencias públicas. Repitiendo y efectivamente haciendo, pues desde el pasado día 10 Esperanza Aguirre apenas hace otra cosa que recibir a toda clase de comisiones: confederaciones de padres, sindicatos, federaciones municipales...

Quinientos autocares

No obstante, para confirmar ese espíritu negociador y dialogante, ayer se trasladaron a la capital de España en vehículos particulares y en más de 500 autocares decenas de miles de personas (50.000 según la policía muncipal y -100.000 según los organizadores) procedentes de pequeños pueblos de Castilla y León, Aragón, Galicia, Asturias, La Rioja, Navarra, Extremadura, Cantabria, Castilla-La Mancha y aún del propio Madrid. Los manifestantes desfilaron estoicamente bajo chaparrones intermitentes de lluvia a lo largo de todo el paseo del Prado y parte de la calle de Alcalá portando numerosísimas pancartas y coreando un reducido repertorio de consignas. "Los niños a la escuela y no a la carretera" y "Participación y no imposición" fueron las más repetidas.Aunque pocas veces, algunos manifestantes aludieron a la Educación Secundaria Obligatoria, supuesto eje de la gran manifestación. "ESO, ESO, ESO; nos la quieren dar con queso" o "ESO en condiciones y no con restricciones", por ejemplo. No obstante, curiosamente, en el comunicado que los organizadores de la manifestación entregaron a los periodistas no se mencionan ni una sola vez palabras como ESO, LOGSE o Reforma.

"Los planes, las medidas que el Ministerio ha pretendido imponer hasta hoy contra la voluntad de los afectados en las zonas rurales y en las zonas urbanas son inaceptables, no vamos a aceptarlos, no se deben aplicar y no se van a aplicar". Así reza uno de los cinco párrafos de dicho comunicado.

Llueve sobre mojado. Similares argumentos se empleaban en una carta que los convocantes de la movilización de ayer enviaron el pasado día 14 a Esperanza Aguirre y en la que tampoco se habla para nada de reforma ni de LOGSE, ni de ESO.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS