Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Municipal de Madrid revisa los paisajes de Martínez Vázquez

El Museo Municipal de Madrid (Fuencarral, 78) ha prorrogado hasta el 19 de mayo la exposición de 116 pinturas de Eduardo Martínez Vázquez (Fresnedilla, Ávila, 1886-Madrid, 1971), que forman una antológica de sus paisajes, sobre todo de la sierra de Gredos, aunque también figuran otras vistas del norte, de Andalucía y de Marruecos.Discípulo de Muñoz Degrain -del que se ha montado una muestra reciente en la sala de alhajas de Caja de Madrid-, con este montaje se pretende realizar una "merecida recuperación de un paisajista excepcional", según Carmen Priego, directora de los Museos Municipales.

La trayectoria artística de Martínez Vázquez, a través de óleos, aguadas, bocetos y dibujos preparatorios, que se completa en el catálogo con documentos biográficos, se presenta, según el comisario de la exposición, Wifredo Rincón, en la línea de "nuestra gran herencia del figurativismo, renovando esquemas, sobre todo en el paisaje -lo que ahora comienza a reconocerse en la perspectiva de la moderna crítica- y aportando una obra de gran solidez y noble ejecución".

Para el comisario, la muestra representa. "una rehabilitación justa que la significación de su figura merece". El pintor, formado en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, con maestros del cambio de siglo, obtuvo la segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1915 y primera en 1924, "el peldaño más elevado en la trayectoria de un artista".

Sobre la tela ganadora, Las nieves del Cirbunal, el pintor escribió: "Puse todo mi corazón de artista en exaltar a esa bravía sierra de Gredos que es fuerte y pedregosa.. por unos sitios; bella y delicada por otros, e interesante y siempre nueva para quien como yo la ama calurosamente". Carmen Priego escribe en el catálogo que "su técnica empastada y naturalista incorpora hallazgos del impresionismo, pero incluye una dramática interpretación del color y de la luz, recogida de su maestro Muñoz Degrain, dejando entrever un romanticismo residual y algunas influencias fauvistas y expresionistal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 1996