Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca perdona deudas por 700 millones a una empresa del alcalde de Palma

El alcalde de Palma de Mallorca desde 1991, Juan Fageda (PP), ha evitado tener que responder como ciudadano particular ante diversas entidades bancarias, principalmente Banca March, por un agujero cercano a los 700 millones. Este descubierto no ejecutado está integrado por pagarés para refinanciar deudas incobradas por, Fageda y avales solidarios para créditos a segundos y fue originado por su actividad, entre 1989 y 1995, como copropietario y administrador de la constructora Domus, atrapada en la suspensión de pagos del cementerio privado Bon Sosec, en Marrotxí (Mallorca), que dejó unas deudas de 8.000 millones. Los bancos han dado por fallidos los préstamos, que ya han sido provisionados.

Fageda confiesa: "Me he quedado sin nada tras 27 años de trabajo en una empresa que creó mi padre". Dice tener un patrimonio de 35 millones y niega que fuera avalista del montante de la deuda. Asegura que firmó "como administrador" junto a otros empresarios "operaciones financieras puente, de 100, 150 o 200 millones" para ayudar a la sociedad del Bon Sosec, con la que Domus trabajó y acumuló impagados cercanos a los 1.000 millones. "Los pagarés eran cartas de pago, un reconocimiento de lo que nos adeudaban para tener una seguridad mínima", agrega.Al ser preguntado sobre los 700 millones de cuya responsabilidad como firmante ha sido liberado y acerca de la rebaja judicial de la deuda de Domus, Fageda niega conocer los detalles, alude a su reciente renuncia como socio y relata "una guerra de bancos" y la campaña política" de la que dice ser "víctima": "Me ha de ado al pairo". La venta del 60% de sus acciones en Domus no había sido anotada -no es obligatario- el pasado viernes en el registro mercantil de Palma.

"Yo no he visto un duro", dice Fageda, considerado insolvente como empresario por al menos dos entidades financieras mientras otra lo tiene como moroso en vía judicial. El Banco Sanpaolo (antigua Banca Matutes-Banco de Ibiza), con el que suscribió pólizas, inició sendos embargos judiciales sobre sus bienes. En una ocasión, un representante de un acreedor intentó tramitar el de su nómina de alcalde.

"Nunca me he visto condicionado como político por mis actividades privadas y los bancos con los que me relacioné jamás me han presionado", afirma Fageda. Su abogado, Juan Buades, asegura: "Ha sido tratado como cualquier otro acreedor. La banca ha comprado la deuda circulante para controlar la suspensión". El letrado no niega que se tramitase un pactó con la entidad financiera que capitanea la suspensión de pagos y tampoco rechaza 14 suma de 700 millones de compromisos indirectos de su cliente.

La pequeña empresa. familiar Domus, de doce trabajadores y diez millones de capital social de la que el alcalde se desvinculó formalmente hace tres meses-, acumuló una deuda reconocida con Bon Sosec de 987 millones como consecuencia del fiasco absoluto del camposanto privado, del que Fageda fue accionista mi noritario y promotor cuando era conpejal de la oposición. Bon Sosec nació para competir con el ce menterio público y empezó a soterrar y levantar unas instalaciones mortuorias y funerarias de super lujo, aunque a finales de 1995 presentó suspensión de pagos con 8.000 millones de deuda.

Domus, en marzo de 1994, según datos del Banco, de España, mantenía créditos y riesgos bancarios por valor de 814 millones, de los que Fageda asumía 170 a título particular.

Durante los dos últimos años, Bon Sosec entró en crisis, multiplicó sus deudas y dejó de pagar a sus acreedores y sumistradores, pese a la intervención con capital del Gobierno balear (PP), que inyectó 425 millones. Las empresas que trabajaron para él, entre ellas Domus, fueron arrastradas a una práctica quiebra al no ver satisfechas sus facturas. "Nosotros somos las víctimas", considera Fageda.

El tanatorio, alquilado por el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Palma, con mayoría del IPP desde 1991, ha firmado el alquiler, con opción de compra, del tanatario del cementerio privado Bon Sosec, un edificio que levantó precisamente Domus, que también ejecutó el memorial del recinto. El primer acreedor privado de este fracasado camposanto de lujo es la empresa Edificaciones y Construcciones Domus: 987millones de pesetas por obras realizadas cuando su principal accionista era Juan Fageda, el alcalde. Éste dimitió como administrador único de la misma en diciembre de 1994, a los tres años de ser elegido regidor.La constructora de Fageda, en el trámite de la suspensión de pagos, vio reducida su deuda acreditable, en el dictamen de los interventores judiciales, a 511 millones, desapareciendo 476 de supuestos pagarés o pólizas aparcados. Posteriormente, en el convenio pactado se estipula que sólo cobrará 255 millones en un plazo de diez años.

La diferencia global sobre la deuda definitivamente consolidada y la circulante en pagarés y polizas de crédito -casi 700 millomes-, de la que Fageda era avalista endosante, ha quedado marginada, como créditos fallidos, y provisionada por la entidad financiera que ha tomado el control de Bon Sosec, la Banca March.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de abril de 1996

Más información