Cuatro investigaciones en marcha

Phoenix. Es el directo descendiente del cancelado programa SETI de la NASA. Su estrategia consiste en hacer un escrutinio de alta sensibilidad de estrellas cercanas (hasta 150 años luz de la Tierra) que puedan tener sistemas de planetas similares al del Sol, buscando señales continuas o intermitentes en una banda desde 1.0 a 3.0 GHz. Su campaña más reciente ha sido una observación de cinco meses en Australia utilizando el radiotelescopio Parkes, de 64 metros; han hecho un escrutinio de 200 estrellas de tamaño, temperatura y edad parecidas al Sol. Conclusión: "No hay señales misteriosas o inexplicadas en la campaña de Australia".Serendip. El proyecto Serendip empezó en 1979 y ha entrado en su cuarto año de su actual fase de utilización del gran radiotelesopio de Arecibo (Puerto Rico), de 306 metros de diámetro, en un programa de búsqueda de señales extraterrestres añadido a observaciones radioastronómicas convencionales y sin interferir en ellas. Ha rastreado ya casi el 30% del cielo buscando señales en la banda de 424 a 536 MHz, incluidas las estrellas 70 Virginis y 51 Pegasus, en las que se ha detectado recientemente la presencia de planetas.

Más información

Meta y Beta. Una década lleva en marcha el proyecto Meta, utilizando un radiotelescopio de 26 metros de Harvard, Massachussets (EE UU), con financiación de la Planetary Society. Meta será sustituido ahora por un nuevo sistema de recepción, denominado Beta, que permite: reobservación rápida y automática de señales; mejor discriminación de interferencias y cobertura de frecuencia mucho mayor. Es una importante mejora de la instrumentación con un espectrómetro de 250 millones de canales que analiza la banda de microondas entre 1,4 y 1,7 GHz.

Ohio SETI. Con el radiotelescopio Big Ear (Gran Oreja), del observatorio de Ohio, se llevan a cabo programas SETI desde los años sesenta, junto con las observaciones radioastronómicas convencionales. Están en marcha dos programas: uno de rastreo completo del cielo, iniciado hace 30 años, para catalogar todas las radiofuentes a su alcance y que ahora está cumpliendo una segunda ronda para determinar si se ha producido algún cambio en esas fuentes. El otro programa, específicamente SETI, cubre la banda de 1,4 a 1,7 Ghz y se inició en 1974. La fase actual se inició en 1992 y continuará hasta 1997.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50