EL RECHAZO A ETA

La Eurocámara pide que ningún país ampare a los terroristas

El Parlamento Europeo propinó ayer un sonoro bofetón a Bélgica al aprobar por amplísima mayoría (169 síes, 20 noes y 7 abstenciones) una resolución en la que exige a los países de la Unión Europea que armonicen sus legislaciones en materia de extradición y asilo para evitar que "todavía algún Estado miembro" -en alusión a Bélgica- pueda "conceder protección y negar la extradición de personas acusadas de delitos de terrorismo en otro Estado rniembro". Josu Jon Imaz, el único diputado con que cuenta el PNV en el Parlamento Europeo, fue el único parlamentario español que no votó a favor de la resolución.El texto fue pactado a lo largo de esta semana por los dos grupos mayoritarios en la Eurocámara -los conservadores del Partido Popular Europeo (PPE) y los socialistas del Partido Socilista Europeo (PSE)-.

Más información

El Grupo de los Verdes y algunos diputados flamencos decidieron no apoyar el texto final, por entender que la resolución se inmiscuye en la independencia de la justicia belga. Éste fue el argumento con el que Jon Imaz justificó su abstención.

"Estados de derecho"

La resolución señala que tanto Bélgica como España son "Estados de derecho y democráticos" y que sus Gobiernos "han de respetar las decisiones de los tribunales". El texto aprobado considera que la distinta interpretación que cada Estado miembro da a los convenios antiterroristas "cuestiona el imperio de la ley", recuerda que ETA ha asesinado a 723 personas desde que se instauró la democracia en España en 1977 e insiste "en la necesidad de reforzar" la cooperación antiterrorista entre los Estados miembros.La resolución pide que se modifique "urgentemente el marco legal que permite a algún Estado miembro conceder protección y negar la extradición de acusados de delitos de terrorismo en otros Estados miembros".

Durante el debate quedó patente el enfrentamiento entre los diputados flamencos y francófonos. Magda Aelvot (verde, belga, flamenca) criticó la resolución por considerar que sería un error pronunciarse contra la decisión del Consejo de Estado belga. "En Bélgica no todos somos como la señora Aelvot", replicó la diputada Raymonde Dury (socialista, belga, francófona). "Los terroristas no dan opción a los inocentes a los que atacan, inocentes que no pueden recurrir a abogados defensores, ni apelar, ni refugiarse en otro país. No son acciones políticas, son acciones criminales", clamó en una intervención apasionada. Wilfried Maertens fue el único conservador flamenco que votó a favor de la resolución. El resto se abstuvieron o no acudieron.

El embajador de Bélgica en España, Thierry Mulls, calificó la resolución del Parlamento Europeo de "muy importamnte", en declaraciones a Europa Press, y añadió que el Gobierno de su país la tendrá en cuenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50