Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Pablo II pide en Guatemala que Gobierno guerrilla firmen cuanto antes la paz

, Guatemala Juan Pablo II hizo ayer un llamamiento para que la guerra termine en Guatemala y el Gobierno y la guerrilla firmen pronto un acuerdo de paz. El Papa se expresó así en una misa celebrada al aire libre en Esquipulas, 220 kilómetros al este de la capital del país, ciudad fronteriza con El Salvador y Honduras. Miles de fieles se congregaron en una explanada a pesar del fuerte viento y la baja temperatura. El Pontífice recordó que fue en esa ciudad donde los presidentes de Centroamérica firmaron, en 1986, el acuerdo para la pacificación regional, que ha dado ya su fruto en El Salvador y Nicaragua. "Espero vivamente que Guatemala pueda concluir, en un futuro muy próximo, el acuerdo definitivo de paz", subrayó.

El fuerte viento y la baja temperatura obligaron a que Juan Pablo Il viajara hasta Esquipulas en un helicóptero militar y no en el avión papal, en el segundo día de su visita a Guatemala. "Juan Pablo II, todo el mundo te ama", gritaban muchos de los peregrinos venidos de los pueblos de alrededor, así como de Honduras y El Salvador. Entre la. multitud se encontraban también campesinos del conflictivo Estado mexicano de Chiapas. El mal tiempo forzó a recortar en tres horas el programa previsto. El portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, desmintió anoche que el regreso anticipado a la capital hubiera sido debido a problemas de salud de Juan Pablo II como una fuente no oficial aseguró.El Papa guardó para su mensaje nocturno, en la capital, un llamamiento en defensa de la fe católica, justo ahora cuando se estima que unas 800 personas deciden diariamente, en toda América Latina, escoger alguna confesión protestante. El mensaje papal fue dirigido a los obispos centroamericanos, con una recomendación de atender particularmente a las comunidades indígenas: "Pues ellos [los indios] son los más afectados por la penetración dé las sectas y de nuevos: grupos religiosos que siembran la confusión e incertidumbre entre los católicos. Es necesario potenciar vuestra acción evangelizadora siguiendo las directrices de los obispos" añadió al dirígirse a catequistas y sacerdotes.La Iglesia católica guatemalteca presentó a Juan Pablo II una lista de sacerdotes, religiosos y catequistas asesinados a principios de la década anterior, entre los que se encuentran cuatro sacerdotes españoles, con el fin de abrir un proceso de beatificación, toda vez que se les considera mártires de la fe. Al respecto, Juan Pablo II dijo en su homilía: "Quiero rendir un caluroso homenaje a los centenares de catequistas que, junto con algunos sacerdotes arriesgaron su vida e incluso la ofrecieron por el Evangelio". Y agregó: "Que la memoria de aquéllos que. dieron su sangre por el Evangelio sea estímulo para la generosidad el servicio, la humildad; que ni la rivalidad, ni la envidia, ni la ambición entre, vosotros sea obstáculo para el anuncio de la Palabra".Guatemala es la primera etapa de una gira de una semana que incluye también El Salvador, Nicaragua y Venezuela. La visita de Juan Pablo II a Guatemala se produce sólo tres semanas después de la investidura del nuevo presidente de la República, Álvaro Arzú Irigoyen, quien encontró un país en bancarrota económica y moral. No obstante, su presencia en Guatemala ha servido como una especie de bálsamo que da al nuevo equipo gobernante un pequeño respiro. Una inminente huelga en el servicio de transporte urbano de la capital ha sido aplazada hasta la semana próxima. Pero el problema más serio es la invasión de tierras por campesinos desposeídos, que reclaman un lugar para vivir y unos cuantos metros para sembrar maíz, el alimento básico. El apoyo de la Conferencia Episcopal a estos campesinos ha costado a los obispos un distanciamiento con las oligarquías criollas.

Juan Pablo II viaja hoy a Nicaragua y el mañana estará en El Salvador. Las condiciones de esta visita distan mucho de las que encontró en 1983, cuando en Guatemala lo recibió el general Efraín Ríos Montt, un cristiano renacido y fue abucheado en la Nicaragua sandinista. Encuentra también países encaminados en procesos democratizadores, en contraposición al polvorín que era Centroamérica en la primera parte de la década anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 1996

Más información

  • El Papa, que hoy viaja a Nicaragua, hace un llamamiento en favor de la fe católica