Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en Portugal por un libro que vincula a Mario Soares con la CIA

Cuentos prohibidos. Memorias de un PS desconocido es el título de un libro que ayer provocó un serio escándalo en Portugal nada más salir a la venta. Su autor, Rui Mateus, responsable de las relaciones internacionales del Partido Socialista portugués (PS) durante más de 10 años y antiguo hombre de confianza de Mario Soares, acusa al presidente de la República de haber estado estrechamente vinculado a la CIA, denuncia que los socialistas fueron financiados por la agencia de espionaje norteamericano y califica al presidente socialista de "monarca absolutista".Después de haber sido condenado a cuatro años de cárcel por corrupción, Rui Mateus ha puesto en marcha su venganza personal por considerar que su lealtad no ha sido correspondida". Mateus asegura que el verdadero Soares está muy lejos del que presentan las biografías oficiales. Afirma que Soares no fue leal con sus amigos y sacrificó todo en función de su estrategia personal para alcanzar la presidencia.

El libro, calificado como un "misil político" en medios periodísticos, relata las operaciones, irregulares de financiación del PS y, en concreto, las orquestadas por la CIA. Mateus afirma que el PS recibió importantes sumas de la alemana Fundación Ebert, del coronel libio Muammar el Gaddafi, del venezolano Carlos Andrés Pérez, de los socialistas suecos liderados por Olof Palme y de Alfonso Guerra en el palacio de La Moncloa.

El ex secretario de las relaciones internacionales del PS asegura que se reunió en el palacio de La Moncloa con Alfonso Guerra y Lionel Jospin, quienes le entregaron dos maletas llenas de pesetas y de francos.

Mateus explica que Mario Soares inició sus relaciones con la CIA en los años sesenta a través de un funcionario de la embajada norteamericana en Lisboa y del periodista del periódico norteamericano The New York Times Marvin Howe, a quien luego se vincularía con la agencia norteamericana.

El presidente Soares comunicó ayer a través de su Gabinete en el Palacio de Belem, que no piensa responder a estas acusaciones, al menos, hasta que abandone la presidencia el próximo 9 de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 1996