Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los descartados del euro

Si la reforma de, Maastricht será la gran baza política del semestre, la económica seguirá siendo -como bajo presidencia española- la unión monetaria. El principal asunto a dilucidar es la relación entre los países que accedan al euro (los in) y los que queden fuera (los out).La idea-fuerza italiana estriba en que esta doble velocidad sólo será positiva a condición de que se articule la solidaridad entre unos y otros, que, permita el reenganche de quienes queden temporalmente fuera", como fórmula Roberto Nigido; director general de Asuntos Eurepeos. Es decir, de que "se establezcan claramente las, obligaciones reciprocas entre el Banco Central, Europeo y los bancos centrales nacionales", de manera que se defina una zona o sistema de,estabilidad, monetaria entre el euro y las monedas out, mediante mecanismos de apoyo a éstas".

El ministro de Hacienda, Rainer Masera, considera urgente responder a la pregunta de "si el mercado único puede seguir indemne ante las amplias bandas de fluctuación" de las monedas del actual Sistema Monetario Europeo (SME) y a la exigencia de mecanismos que den estabilidad a los tipos de cambio". Es la misma reclamación de solidaridad de los países monetariamente avanzados con los desbancados.

Más concreto, el presidente de la patronal Confindustria, Luigi Abete, subraya que el nuevo SME que ligue a los in con los out será "asimétrico, porque las paridades de la libra; la lira y lasmonedas de los nuevos países del Este con el euro deberán ser más bilaterales", dadas las diferencias de cada país, que "exigirán distintos grados de apoyo". Pero el hilo conductor será el apoyo.

¿Cómo articularlo? "Cada sistema de cambio establece un mecanismo de intervención", de solidaridad del fuerte con el débil, por interés mutuo, recuerdan los técnicos de Confindustria. Aunque "el tipo de apoyo al país que sólo necesita seis meses para incorporarse a la moneda única y el prestado a quien le faltan cinco años también deberá, diferir". "Lo decisivo es que quede. clara la posibilidad de reenganche", subraya Abete. .¿Habrá acuerdo para junio? El ministro Masera es optimista "porque a todos les interesa tener definidas con antelación las reglas de juego". Incluso "el Reino Unido está más cerca, de aceptar la unión monetaria que hace unos meses", argumenta.

El otro gran asunto monetario pendiente es la Concreción del "pacto de estabilidad" o continuidad de la política de convergencia después de lanzado el euro. Las sanciones contra los incumplidores que propone Alemania desagradan a Italia, porque "provocarían conflictos entre los socios y agravarían las finanzas" de los países deficitarios. Masera sugiere una alternútiva: "Constitucionalizar el mayor rigor, de manera que Gobiernos y Parlamentos se comprometan a respetar los criterios de estabilidad en los presupuestos de cada país". Algo difícil de instrumentar jurídicamente en poco tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996