"Este disco es mi venganza" dice la cantante Janis lan

La compositora reivindica en 'Revenge' la libertad creativa frente a la industria

Janis Ian (Nueva York, 1951) alcanzó el reconocimiento internacional en 1975 con su canción At seventeen y ahora ha vuelto a los estudios de grabación y a los escenarios con Revenge (Venganza), un álbum optimista y alegórico que reivindica la libertad creativa frente a las presiones de la industria discográfica. "Este disco es mi venganza", declaró ayer en Madrid.

Janis Eddy Fink ya cantaba a los 12 años sus propias canciones sobre un escenario y a los 16 provocó una polémica nacional, al interpretar en el programa de Leonard Bernstein una sonata amarga contra el racismo. Su padre, granjero, se convirtió en profesor de música: "Me inició, pero mis grandes influencias son Billie Holiday, John Coltrane, Pete Seeger o Nina Simone, que aunque está completamente loca, es una gran artista".Cuando la menuda artista neoyorquina triunfó en 1975 ya se había recorrido su país de costa a costa. Aquel álbum alcanzó el número uno gracias a la balada At Seventeen, su mayor éxito: "¿Qué siento ahora cuando la toco por enésima vez? Humildad, tristeza. Es algo mágico. Dicen que ahora la canto un poco más dura, pero la melodía es la misma".

Letristas

En Revenge, Janis trabaja junto a vanos letristas y se acompaña de grandes músicos, afines al jazz y al rock, como el batería Steve Gadd o John Jennings, productor y guitarrista: "Estaba hablando con Steve para ver si me podía ayudar a conseguir un buen contrato y me preguntó que cuántos, presidentes de compañías discográficas había conocido. ¿Catorce o quince, quizá? '¿Y cuántos de ellos siguen en el negocio?'. Ninguno, le dije. Y él me aseveró: "Ellos han pasado y tú sí que puedes seguir. Ésa es tu venganza'. Así que este disco es mi venganza". Revenge es un álbum esperanzador, propio de un espíritu artístico preparado para P la lucha, y aparece en un buen momento. Janis piensa que cualquier tiempo pasado fue peor: "Ya no tenemos esclavos, ya no tenemos a Franco, ni a Idi Amín; soy americana y nosotros sufrimos a Nixon. Puede que esto sólo sea un paréntesis y un día de éstos podrían volver los dictadores. Lo mejor para evitarlo es la educación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de enero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50