Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inaugurar para las elecciones

El proyecto de Ciudad Administrativa de la Comunidad de Madrid tiene ya una fecha de inicio sobré el papel y un objetivo político de cierre. El próximo mes de enero, el subdirector general de Puertos de la Xunta de Galicia, autor del proyecto de transformación del complejo de San Caetano, en Santiago de Compostela, en sede de las distintas consellerías del Gobierno autónomo gallego, se convertirá en el gestor de la sociedad pública Arrendamientos y Promociones de la Comunidad de Madrid (Arproma). A partir de ese momento, Gallardópolis empezará a andar.Entre los meses de enero y febrero se completarán los estudios sobre las necesidades de espacio de las siete consejerías autonómicas ahora en fase de redacción. En los primeros meses de 1996 se detallarán los aspectos económicos de la operación.

La Comunidad se reparte ahora por 156.000 metros cuadrados útiles, y ésos son los que se tendrán que construir para acoger oficinas, archivos, zonas de usos especiales, un auditorio, una sala de exposiciones y una biblioteca. También habrá que disponer de otros 35.000 metros cuadrados para 1.100 plazas de aparcamiento.

A la nueva ciudad autonómica se desplazarán cada día 7.130 funcionarios y miles de ciudadanos. La parcela que albergará esas necesidades podría no superar los 78.000 metros cuadrados porque la edificabilidad que se le permitiría se calcula sobre dos metros cuadrados por cada metro cuadrado.

Obras en poco más de un año

Antes del verano, el Consejo de Gobierno establecerá el programa de actuación y en los tres meses siguientes se culminará el proyecto, se perfilará el pliego de condiciones de este concurso urbanístico y se adjudicará a finales de año. Las máquinas tendrían que comenzar las obras en torno a enero de 1997 y deberían de acabarse en dos años. Es decir, la inauguración está prevista para antes de las elecciones autonómicas de 1999.

El proceso de instalación también está prefijado. Las primeras dependencias autonómicas que se trasladarán a Gallardópolis serán los casi 30 departamentos ahora en locales de alquiler. Casi al mismo tiempo se acoplarán en esta ciudad administrativa las oficinas de los servicios que se traspasarán en los próximos meses a la Comunidad, fundamentalmente relacionados con Educación y Sanidad.

Las cláusulas de este concurso están por definir. Los responsables autonómicos sí quieren aprovechar esta circunstancia para sacar partido estético de la operación. Se invitará a una selección de los mejores arquitectos internacionales a participar en un proyecto que por su diseño e impacto podría constituirse en un nuevo punto de referencia de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1995