Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Duperier y el franquismo

Estupefacto leo la carta de Joaquín Ruiz Giménez del 10 de noviembre, apostillando el artículo de Pedro Schwartz del día 4. Soy físico. Estudié en la Facultad de Ciencias Físicas entre los años 1958 y 1963. Por lo tanto, recuerdo al señor Ruiz Giménez con camisa azul.La historia de la vuelta de don Arturo Dupenier es una vergüenza nacional. Es cierto que se le restituyó en una cátedra de Física, pero no en la Facultad de Físicas, sino en la de Medicina, es decir, infravalorada. Los estudiantes de Física hacíamos broma sobre la suerte, que por pura carambola tenían los estudiantes de Medicina, al gozar de mejor profesor que nosotros. Sus aparatos se pudrieron en un almacén de la aduana.

La misma aduana de los estraperlistas, cupos de importación, compra de licencias y trapicheos varios, con considerables fortunas amasadas en pocos años. Pero lo peor sería el sufrimiento de aquella mente superior al contemplar la estupidez reinante.

La cátedra de justa propiedad del señor Duperier, como muchas otras, estaba sin embargo ocupada por jóvenes e intrépidos profesores, cuyos méritos eran la posesión de camisas viejas o nuevas, pero todas de color azul. Señor Ruiz Giménez, los cementerios están llenos de buenas intenciones. Usted, como otros, tuvo su oportunidad y bien la supo aprovechar. El infierno está en la tierra. Allá cada uno con su infierno personal.-

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS