Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas y Rabat tienen casi ultimado el acuerdo pesquero

Las delegaciones de la Comisión Europea y de Marruecos que negocian el acuerdo pesquero siguieron ayer sus trabajos y los continuarán hoy. Han avanzado en bastantes puntos, de forma que tienen el pacto prácticamente ultimado. Las paradas biológicas quedan limitadas a dos meses por año, siguiendo el esquema del antiguo acuerdo finiquitado la pasada primavera -que establecía posibilidades de pesca por diez meses al año-, frente a los tres meses sugeridos por Marruecos.Estos dos meses por cada doce regirán desde el inicio del acuerdo y, por tanto, para 1996, aunque la flota ya ha estado amarrada seis meses y se han regenerado los caladeros. Ambas partes están de acuerdo en respetar el esquema jurídico del anterior acuerdo, para no incrementar la polémica. Simplificando, Rabat cede en su pretensión de ampliar a tres meses la parada, y Bruselas acepta que ésta rija también el primer año.

Pero, dado el amarre reciente, se han estipulado márgenes para la parada biológica. Así, por ejemplo, en cerco norte, el periodo de paro podrá afectar a los meses de febrero y marzo, en lugar de enero y febrero; o, en merluza negra, afectará a septiembre y octubre en lugar de julio y agosto. También está, definido el número de marineros marroquíes a asumir en cada tripulación de los barcos europeos. La horquilla aumenta, por arriba, a seis marineros en lugar de cinco en los barcos que desplazan 250 toneladas de registro bruto o más. Por abajo, los que desplazan de 50 a 80 toneladas incorporarían a un marinero marroqui.

Detalles por resolver

La discusión sobre el desembarque de mercancías en puerto marroquí -una vez pactadas las cifras globales y su progresión hasta 25 barcos cefalopoderos en el cuarto año de vigencia del acuerdo- se centraba en los detalles: depósito franco, condiciones de higiene, aspectos financiero-fiscales, condiciones logísticas y jurídicas. "Tenemos el máximo interés en blindar estos elementos porque ésta es la parte inédita del acuerdo", indicaron ayer a este diario fuentes europeas. Los problemas administrativos (licencias, cálculo del tipo de cambio, revisión técnica o modelo de los contratos para los marineros marroquíes) constituyen otro capítulo de la negociación técnica.

El texto, de unas 50 páginas, está ya prácticamente redactado, pendiente de acordar algunos corchetes, y podría ver la luz mañana mismo. Sin embargo, posiblemente ambas partes decidan esperar a los resultados del Coreper -reunión de embajadores de los Quince- del miércoles, que debe definirse sobre el acuerdo de asociación. La inicial reserva alemana al capítulo de concesiones agrícolas ha puesto en guardia a los marroquíes. En realidad, aunque se negocien de forma separada, ambos acuerdos son paralelos y se condicionan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 1995