Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Ossis' llorones y 'wessis' sabelotodo

Ossis y wessis, motes para designar a los alemanes orientales y occidentales, son neologismos que han tomado carta de ciudadanía en el idioma alemán. En el lenguaje cotidiano estos nuevos sustantivos aparecen cargados con un calificativo que refleja los prejuicios a uno y otro lado del nuevo muro intelectual: ossis llorones y wessis sabelotodo. Los alemanes del oeste reprochan a los del este su permanente estado de queja, que llega incluso a una cierta nostalgia de algunas de las prestaciones sociales de la desaparecida RDA.Ostalegia, expresión que sirve para designar la nostalgia del este (Ost) es uno de los barbarismos de reciente aparición en el alemán de la prensa. Los alemanes del este se lamentan de la arrogancia y prepotencia de sus compatriotas del oeste. En la jerga de los funcionarios del oeste se expresa a la perfección este estado de ánimo: al complemento de sueldo por destinos en el este se le denomina "plus por destino en la jungla".

En Berlín, la vieja y nueva capital alemana otrora dividida, se palpa la división psicológica, aunque ya apenas queden restos del muro con un mero valor testimonial. Un profesor de un instituto, encargado nada menos que de las asignaturas de literatura e historia, no vacilaba en admitir que, a pesar de la caída del muro, todavía no había pisado los barrios orientales de la capital.

Los psicólogos Elmar Brähler y Eberhard Richter han realizado una investigación empírica sobre Comparación de los estados de ánimo alemanes en el este y el oeste. El estudio llega a la conclusión de que no cabe duda del alejamiento psicológico entre las personas de las dos partes de Alemania: "Se reconocen diferencias en la emotividad, en los modos de pensar, en las pautas de conducta" y "las decepciones y la desconfianza han hecho crecer los prejuicios que se levantan como nuevas barreras entre las personas. Por eso surge el eslogan del muro en las cabezas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 1995