Tribuna:Tribuna
i

Pasteur, investigador y motor de desarrollo

Louis Pasteur, francés, químico y microbiólogo, simboliza como pocos al hombre del renacimiento científico que apuesta por el triunfo de la ciencia y del conocimiento de" las fuerzas de la naturaleza, puestas al servicio de la razón y de su utilización en bien de la humanidad. Representa, por tanto, un modelo para los científicos, los industriales y los políticos. "No existe una categoría de la ciencia a la que se pueda calificar de aplicada", escribió Pasteur, "hay ciencia y aplicaciones de la ciencia, y entre ellas existen las mismas uniones que entre el fruto y el árbol en el que éste nace". Mañana se cumple el centenario de su muerte.Hombre de vastísimos conocimientos, amplia cultura y extraordinarias habilidades manuales (estaba destinado a ser un genio de la pintura, como ilustra el busto, que de su madre pintó a los 12 años), contribuyó al desarrollo de la ciencia tanto en los aspectos conceptuales (desarbolando la teoría de la generación espontánea) y prácticos (desarrolló un gran número de vacunas) como tecnológicos (contribuyendo a la supervivencia de las industrias del vino, la seda y la cerveza en Francia).

Dotado de extraordinaria curiosidad por el entorno, Pasteur dedicó cuerpo, alma y enorme entusiasmo a la ciencia y a sus aplicaciones en química, medicina y agricultura. Excelente observador y experimentador, introdujo con su, visión del científico una auténtica revolución en el siglo XIX: "Los científicos no serán muy numerosos, pero de ese pequeño número y de su elitismo depende la prosperidad, la gloria y, en última instancia, la supremacia del pueblo". Introdujo la utilización de animales en experimentación y tuvo siempre una actitud franca y transparente que a veces le acarreó no pocos enemigos. Como químico desarrolló las bases de la asimetría molecular, demostrando que las propiedades biológicas de los compuestos químicos dependen no sólo de la naturaleza de sus átomos, sino también, de la manera en la que éstos están ordenados en el espacio. Este tipo de estudios, que introdujeron la disimetría molecular como una característica única de los seres vivos, estableció una nueva area de la química-física mas tarde denóminada estereoquímica.

Reveló y exploró todo un mundo biológico ignorado hasta entonces, el de los microbios. Pasteur demostró que la pretendida generación espontánea se debía a la contaminación. Por los gérmenes ya existentes, y desarrolló el proceso actualmente conocido como pasteurización, que tantos beneficios ha . proporcionado a la humanidad. Las técnicas que creó para evitar dicha contaminación dieron nacimiento a toda una ciencia nueva: la bacteriología.

Aunque creó poderosos medios con los que transformó la medicina, por su formación no era ni biólogo ni médico. A partir de 1870, Pasteur orientó sus-estudios hacia las en fermedádes contagiosas, concibiéndolas ' como debidas a la intervención de gérmenes infecciosos. Esta actitud chocó con la clase médica dominante, que se, negaba a admitir que un químico contribuyese a resolver problemas clínicos. Sin embargo, su tesón -"en el campo de la observa ción, el azar sólo favorece a los espíritus preparados"- y su riguroso método experimental le permitieron promover un cambio histórico en esta especialidad.

Fruto de su éxito fue la creación y construcción por suscripción popular del Instituto Pasteur, que desde 1888 ha desempeñado. un papel fundamental en la biología y la medicina experimental. Pasteur es el paradigma del científico Con una extraordinaria preocupación por la aplicación prácti ca de sus conocimientos para contribuir a mejorar la calidad de vida.

Carlos Martínez-A. es profesor del CSIC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de septiembre de 1995.