Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERVENCIÓN ALIADA EN LOS BALCANES

Ultimátum de "unas horas" a los serbios para que retiren los cañones que cercan Sarajevo

La OTAN rechazó ayer las condiciones enarboladas por el general Ratko Mladic para retirar la totalidad de las armas pesadas serbobosnias que amenazan la sitiada ciudad de Sarajevo. El Consejo Atlántico sostuvo una larga e intensa reunión en Bruselas que acordó finalmente, a las dos de la madruga da de hoy, lanzar un ultimátum a los serbobosnios para que "en unas horas" retirasen sus armas pesadas en torno a la capital bosnia si querían evitar un nuevo chaparrón de fuego. Los mandos militares sobre el terreno debían decidir el momento exacto en que los bombardeos debían reanudarse. Tanto Francia como Estados Unidos eran partidarios de reemprender los ataques aliados cuanto antes.

MÁS INFORMACIÓN

El secretario general de la OTAN, Willy Claes, declaró esta madrugada que "los comandantes militares de la OTAN mantendrán durante un breve período la suspensión de los ataques aéreos con el fin de constatar si las exigencias de la ONU son aplicadas por los serbios de Bosnia. Este período será considerado de común acuerdo por los comandantes militares de la ONU y de la OTAN".El sábado, una reunión de 14 horas entre MIadic y Janvier finalizó sin un resultado satisfactorio. "Mladic ha formulado propuestas que se quedan lejos de nuestra posición", informó ayer el plenipotenciario de la ONU en la zona, Yasushi Akashi. Ese fracaso pesó decisivamente en la reunión de Bruselas de ayer. Francia considera inaceptable el mantenimiento de los ataques contra la capital bosnia.

Ayer, tras casi tres días de calma, una granada de mortero serbia hirió a siete personas, entre ellas dos niños de 11 y 8 años. La artillería de la Fuerza de Reacción Rápida entró en acción y lanzó 24 andanadas de mortero de 120 milímetros contra un cañón antiaéreo serbio en Bare, al oeste de Sarajevo.

"Tan pronto como la OTAN, ha parado sus bombardeos, los serbios han reanudado su sangriento negocio", afirmó ayer el primer ministro bosnio, Haris Silajdzic. "No entiendo por qué se han parado [los ataques], pues los objetivos no han sido alcanzados", añadió. "Si esto no sucediera no debiéramos continuar en la negociación".

Fuentes de la Alianza Atlántica calificaron ayer de "insuficiente" la respuesta dada por el general Mladic, advirtiendo qué "los ataques de los aviones aliados pueden reiniciarse en cualquier momento". A lo largo de la jornada de ayer se mantenían los intentos contactos diplomáticos entre los aliados occidentales para consensuar una respuesta a los serbobosnios. El representante especial de EE UU para la disuelta Yugoslavia, Richard Hoolbroke, informaba los 16 estados miembros de la OTAN -"para que pueda tomar sus decisiones"- del resultado de las conversaciones mantenidas a lo largo de los últimos días con las partes enfrentadas en Bosnia.

Previamente a la reunión del Consejo Atlántico, el primer encuentro oficial de los 16 embajadores aliados desde el inicio de los bombardeos contra las posiciones serbobosnias, Hoolbroke se entrevistó por la mañana con el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Klaus Kinkel, y los miembros del grupo de contacto en Bonn. El diplomático norteamericano reconoció que "por primera vez desde hace 16 meses se negocian todos los temas".

Hoolbroke también se mostró partidario de continuar los ataques aéreos como medida de presión. El diplomático norteamericano precisó que los tres días de bombardeos no fueron pensados para influir en las negociaciones de paz sino para dar una respuesta a un acto criminal como fue el bombardeo el lunes del mercado de Sarajevo.

Fuentes aliadas señalaron que la decisión de reiniciar los bombardeos, o prolongar el actual parón de 24 horas, la tomarán los mandos militares sobre el terreno. La propia Forpronu reconoce que estas operaciones militares se pueden reiniciar en 20 minutos. Las citadas fuentes añaden que para reemprender los ataques aéreos no "es necesaria en estos momentos una decisión del Consejo Atlántico".

En la OTAN reconocen que una de las dos condiciones pedidas por el general Mladic -el reconocimiento de los serbios de Bosnia en la mesa de las negociaciones de paz- es imposible de cumplir ya que supondría un reconocimiento político de la autoproclamada república serbia de Bosnia. En la reunión de Ginebra está previsto que la federación Yugoslava les represente. La segunda condición -garantía de que los bosnios también retiren sus armas pesadas en torno a Sarajevo- debe recibir una respuesta política.

Hoolbroke reconoce que la reunión de Ginebra, prevista para el viernes que viene, no va a suponer el final de la guerra sino abrir paso al proceso de paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de septiembre de 1995

Más información

  • Los ataques de los aviones aliados pueden reiniciarse en cualquier momento, advierte la Alianza