Una muestra recrea en Bruselas escenarios de la II Guerra Mundial

La exposición 'Tenía veinte años en el 45' reune documentos y 3.000 objetos

Tenía veinte años en el 45 es un viaje al pasado. La muestra recrea en 15 decorados escenarios históricos, como el bunker de Hitler, los refugios antibombardeos de Londres, los cabarés berlineses y la persecución a los judíos. Todo ello complementado con documentos, audiovisuales y 3.000 objetos de la época, en un recorrido de 2,2 kilómetros. La muestra ya ha sido visitada por unos 550.000 visitantes, y, en vista del éxito, ha sido prorrogada hasta finales de octubre.

El recorrido de la exposición se inicia atravesando una trinchera de la I Guerra Mundial en la oscuridad. Inmerso en ruidos de cañones y de tiros, el visitante desemboca en una primera sala ilustrada con el traje del príncipe heredero del Imperio Austro-húngaro Franz Ferdinand, asesinado en Sarajevo el 28 de junio de 1914. Asesinato que marca el inicio del primer conflicto mundial, finalizado en junio de 1919 con, la firma del Tratado de Versalles, que también se puede contemplar.La exposición Tenía veinte años en el 45, que se exhibe en el Halle Bourdlau, en el parque del Cincuentenario de Bruselas, narra los acontecimientos históricos de una manera Original y dinámica, con la ayuda de varios decorados realistas -en tres dimensiones y de tamaño real- ambientados con música que recrea el ambiente de la época de manera atractiva.

Una serie de diarios murales recoge los acontecimientos más importantes de cada año del periodo entre las dos guerras: llegada de Mussolini al poder,- en 1921; muerte de Lenin, en 1924; publicación de Mein kampf, el 18 de julio de 1925 (ilustrada con un ejemplar dedicado por el futuro Führer); el nacimiento de Mickey Mouse, en 1928, etcétera. Una vieja carretilla repleta de marcos sin valor simboliza la crisis económica que asoló Alemania, con cinco millones de parados en 1931.

Nueve fotos de Hitler realizadas por Heinrich Hoffman, el fotógrafo oficial del partido nazi, muestran una visión desconocida del futuro Führer en bermudas.También lo recogen ensayando sus mímicas y gestos característicos para más tarde dirigirse a las masas. La noche de los cuchillos largos es ilustrada con varios libros desparramados por el suelo de entre muchos escritores y científicos prohibidos Bertolt Brecht, Sigmund Freud o Thomas Mann.

Cabaré destrozado

El ascenso violento de Hitler al poder también es ilustrado -después de poder ver uno de los primeros ejemplares del escarabajo de Volkswagen comercializado, el teórico coche del pueblo-, atravesando un cabaré alemán destrozado por los guardias de asalto, con el camarín del artista judío devastado. En las paredes, pintadas de rojo o de negro, varias estrellas judías.El visitante tendrá que atravesar un vagón del metro londinense,. para desembocar en la reconstrucción de un refugio antibombardeos situado en la parada Holborn, línea de Picadilly.

La liberación ya está cerca, aunque todavía habrá que atravesar varios bunkers: el de Hitler, reconstituido con los planos originales, y uno de los numerosos edificios construidos por los invasores en Normandía para protegerse del desembarco aliado. Uno de los símbolos de esta muestra es el globo terráqueo gigante que se encontraba en la oficina de Hifier.

La batalla del Pacífico, la rendición de Japón tras Hiroshima (se puede ver un molde de tamaño real de la bomba atómica), o los temibles cohetes alemanes V-1, desembocan finalmente en la reconstitución de una calle de Bruselas destruida por los bombardeos de la liberación. Suspendida en el aire, una tela con el lema Welcome to our, liberators.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de agosto de 1995.