Crítica:CINE - 'EL HOMBRE DESEADO'Crítica
i

Oscuro objeto del deseo

No hay mejor baremo para medir lo que ha cambiado el cine alemán desde los tiempos de Fassbinder, el joven Wenders, Volker SchIöndorff, Werner Herzog y el resto de la troupe del Neuer Deutscher Film que un film como El hombre deseado, que firma uno de los nuevos valores de la comedia alemana Sönke Wortmann, que con él alcanzó la consagración definitiva y recaudaciones astronómicas en el mercado alemán. El filme, que se sitúa en una dimensión no muy lejana a la de algunas de las primeras películas de Doris Dörrie, no destaca precisamente por defender una concepción autoral del cine, y sí por un olfato atinado para buscar el público más amplio, según la aceptación americana: es, en todo caso, antes la criatura de un productor de oficio, Bernd Eichinger (Yo, Cristina F, La historia interminable, El hombre de la rosa, que es como decir el productor más atinado del cine alemán), que de quien firma sus imágenes. Aunque haya que reconcoer que al igual que ocurría con algunos productos del NDF, también aquí hay una determinada mirada sobre la realidad, aunque el punto de vista se haya decantado desde la crítica airada hacia la fina ironía.El segundo elemento que caracteriza el filme es su fuente de inspiración, inusual en el cine alemán que aquí llegaba: dos cómics de Ralf König, un dibujante homosexual y provocador bien conocido de los aficionados españoles. Creador de un universo característico, poblado de personajes de grandes narizotas, König es, como el francés Lauzier, un irónico cronista icónico de su tiempo, y gran parte del encanto que pueda tener el filme se lo debe a él: aunque el director Wortmann, no parece haberse esforzado mucho a la hora de ocuparse de su oficio, lo cierto es que ha logrado concretar en imágenes efectivas ese mundo inanimado.

El hombre deseado

Director: Sönke Wortmann. Guión: S. Wortmann. Cómics El hombre nuevo y Pretty Baby de R. König. Fotografía: G. Roll. Música: T. Breuer. Alemania, 1994. Intérpretes: Til Schweiger, Katja Riemann. Madrid: Colombia, Luchana, Albufera, Pompeya y Madrid.

Equívocos

El filme cuenta la historia de Axel, joven atractivo y donjuanesco al que su novia sorprende fornicando en un lavabo con otra -excelente primera secuencia del film- y que, por una serie de circunstancias, terminará compartiendo piso, que no cama, con un homosexual cariñoso y algo tímido.Objeto del deseo para su anfitrión, pero también para los amigos de éste, Axel será el centro de varios equívocos sobre los que se construye la película. Un filme que, a pesar de que en buena parte transcurre en ambientes gays, evita, y ese es uno de sus atractivos, el chiste fácil sobre maricones, variante muy sobada en infinidad de comedias de toda proveniencia, y en especial hispana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de agosto de 1995.