Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No hay relación entre el tratamiento con hormonas en la menopausia y el cáncer de mama, según un estudio

Las mujeres que toman estrógenos y progesterona para reemplazar las hormonas perdidas en la menopausia no parecen tener un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, al menos a corto plazo, según un estudio realizado en más de mil mujeres en Estados Unidos. Más de la mitad de las personas de la muestra habían sido diagnosticadas de cáncer de mama.En los estudios comparativos entre las mujeres afectadas por la enfermedad y las que no la han desarrollado, no se aprecia "asociación entre riesgo de cáncer de mama y el uso de regímenes de sustitución de estrógenos con progesterona" se dice en el informe sobre el estudio, realizado en el Centro de Investigación Fred Hutchinson, en Seatle (EE UU), que se publica esta semana en la revista Journal de la Asociación Médica Americana.

"La utilización prolongada (ocho años o más) de la terapia combinada con estrógenos y progesterona se asocia, en todo caso, con una reducción del riesgo de cáncer de mama", prosiguen las conclusiones de la investigación. Sin embargo, los autores afirman que es pequeño el número de mujeres estudiadas que han tomado ambas hormonas durante un periodo largo de tiempo, por lo que hace falta investigar más antes de poder determinar los efectos de esa terapia aplicada más de 10 años.

Científicos de la Universidad de Harvard y del Hospital Universitario de Upsala (Suecia), que comentan la investigación en la revista, también reclaman mayor investigación al respecto, pero añaden: "Por ahora, la evidencia epidemiológica es concluyente: tenemos mucha confianza en que el efecto neto de la sustitución hormonal en relación al tiempo y a la calidad de vida es beneficioso. Esta confianza debería guiar nuestro asesoramiento y recomendación del tratamiento para mujeres posmenopáusicas".

El estudio aparece justo un mes después de que otro, publicado en New England Journal of Medicine, concluyese que el tratamiento hormonal incrementaba el riesgo de cáncer de mama entre en un 46% de mujeres tras nueve años de tratamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995