Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad creará unas listas de espera especiales para los afectados por la huelga

La ministra de Sanidad, Ángeles Amador, anunció ayer en Santander que los hospitales están preparando unas listas de espera especiales para los pacientes que resultaron afectados por la huelga de médicos. El conflicto paralizó buena parte de los hospitales españoles durante 48 días y se encuentra en suspenso desde el 24 de junio, gracias a una tregua que la ministra espera convertir en acuerdo definitivo sin necesidad de agotar el plazo límite del 31 de julio. Durante la huelga se suspendieron más de 600.000 consultas y 30.000 intervenciones quirúrgicas.La titular de Sanidad inauguró ayer el seminario La Sanidad: un sector en cambio en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Según explicó, el problema de las listas de espera en los hospitales, sin embargo, no se reduce a las secuelas de los paros, puesto que antes de la huelga se habían acumulado ya unas 90.000 intervenciones quirúrgicas pendientes. Sanidad tiene el objetivo de garantizar un periodo máximo de espera de seis meses, y el de hacer explícitos los plazos para cada patología concreta.

Otro aspecto que trae de cabeza a la ministra es el del excesivo crecimiento del gasto farmaceutico de la Seguridad Social. Amador, que se estrenó en el cargo hace dos años con el decreto de financiación selectiva de los medicamentos -el polémico "medicamentazo"-, ha tenido que ver cómo los gastos farmacéuticos se disparaban casi un 14% en los primeros cinco meses de este año.

Margen farmacéutico

Amador aseguró ayer que está en contactos muy avanzados con la industria farmacéutica para intentar frenar ese gasto "hasta el horizonte del 7%", un porcentaje similar al del aumento de la financiación de toda la Sanidad en los presupuestos. El otro posible frente para frenar los costes de los medicamentos -la reducción de los márgenes de las farmacias- es mucho más polémico y parece estancado por el momento.

Amador coincidió en el Palacio de La Magdalena de Santander con la ministra de Asuntos Sociales, Cristina Alberdi, que también inauguró ayer un seminario de la UIMP sobre inmigración y empleo. Las dos ministras se refirieron, a preguntas de los periodistas, a la ley del aborto, y coincidieron en señalar que corresponderá al departamento de Alberdi financiar a las mujeres que atraviesen por dificultades económicas y quieran acogerse al cuarto supuesto de interrupción voluntaria del embarazo.

La difusa línea que separa los gastos propiamente sanitarios de otros_que entran más bien en el ámbito de Asuntos Sociales fue precisamente unas de las cuestiones a las que se refirió Amador durante su intervención.

El envejecimiento de la población, con la creciente, demanda de atenciones para los segmentos de mayor edad, es una de las principales causas de esos "solapamientos no deseados", según la ministra. Otros factores que amenazan con disparar los presupuestos sanitarios son la permanente evolución de la tecnología médica -cada vez más dolencias son susceptibles de tratamiento, y cada vez a mayor coste-, ciertas "prácticas de autodefensa de la profesión médica" y la aparición de patologías crónicas muy costosas y de difícil tratamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de julio de 1995