Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con Lana Turner acaba una de las últimas leyendas del 'star system'

La actriz falleció de un cáncer, a los 75 años

La legendaria actriz Lana Turner perdió el jueves por la noche una batalla de dos años, con un cáncer de garganta y falleció en su lujosa mansión de Los Angeles (EE UU), donde había permanecido recluida durante ese periodo. La protagonista de El cartero siempre llama dos veces tenía 75 años. Junto al lecho de muerte, permaneció hasta su último suspiro su única hija, Cheryl Crane, quien, en 1958, asesinó con un cuchillo al entonces novio de Turner, el gánster Johnny Stompanato. Fue el episodio que grabó para siempre el nombre de Lana Turner en los anales de la leyenda hollywoodense. La actriz protagonizó más de cincuenta películas en cuarenta años y concluyó su carrera en la serie de televisión Falcon Crest.

Crane declaró al diario Daily Variety, decano de la actualidad en la ciudad de las estrellas, que su madre "se encontraba muy bien" en los momentos inmediatamente anteriores a su fallecimiento. "Ha sido un golpe, terrible. Acababa de terminar siete semanas de tratamiento con radiaciones y parecía que se encontraba bien. Simplemente dio un suspiro y se fue". Acaba así un capítulo de la historía del cine que lo tuvo todo: melodramas baratos y obras de arte, jerséis apretados estilo años cuarenta y carteles en las barracas de los soldados americanos en la Segunda Guerra Mundial, glamour, divorcios y escándalo. El 5 de abril de 1958, Stompanato estaba pegando a la actriz en su dormitorio de Beverly Hills cuando Cheryl Crane, que entonces tenía quince años, se abalanzó sobre él y le mató a cuchilladas. La fiscalía no quiso presentar cargos sobre la niña, alegando que había actuado en defensa de su madre.Cheryl era hija de Lana Turner y el actor Stephen Crane. Turner estuvo casada también con el músico Artie Shaw y con Lex Barker, uno de los actores que encamó a Tarzán. En total, siete matrimonios. Además, la prensa le asignó romances con Howard Hughes, Mickey Rooney y Frank Sinatra. Su talento era prácticamente indiscernible de un look de voluptuosidad calculada, del mismo modo que su agitada vida sentimental, desparramada por las páginas de la prensa sensacionalista, se confundía a menudo con los papeles que interpretaba. "Seamos honestos, el aspecto físico es lo primero que me atrae", declaró la explosiva rubia en una ocasión. "Luego, si llegas a conocer la mente del hombre, su alma y su corazón, eso es ya la guinda del pastel".

Dotes interpretativas

Pese a que ha pasado a la historia del cine apreciada más por sus atributos físicos que por sus dotes interpretativas, Lana tuvo claro desde niña que lo suyo era el mundo del espectáculo. Nacida en el remoto Estado de Idaho en 1920, bajo el nombre de Julia Jean Mildred Frances Turner, era hija del bailarín y coreógrafo Virgil Turner. Al morir éste, Lana -entonces una adolescente- y su madre se trasladaron a Hollywood, donde ella realizó estudios de arte dramático y baile.

La leyenda cuenta que a los 17 años Turner fue "descubierta" en una heladería por el director del diario especializado Hollywood Reporter, quien le puso en contacto con Mervyn Le Roy para hacer un breve papel en They won't forget. Antes, Turner había cobrado 25 dólares por hacer de extra en la primera versión de Ha nacido una estrella. De ahí Turner pasó a combinar productos de serie B, diseñados para exhibir un busto que parecía luchar por escapar de jerséis encogidos, con incursiones de peso como el clásico El cartero siempre llama dos veces junto a John Garfield; Peyton Place, por la que fue candidata al Oscar, o Imitación a la vida. Con Spencer Tracy coincidió dos veces, en Doctor Jekyll y Mr. Hyde y en Cass Timberlane. Clark Gable, Robert Taylor y Kirk Douglas también compartieron cartel con ella. Al cumplir los cincuenta años, su carrera dio un frenazo definitivo. Desde 1970, Turner sólo apareció en tres películas, aunque hizo varios papeles en televisión, incluyendo su aparición estelar en el culebrón Falcon Crest.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 1995