El Ejército bosnio acumula 20.000 soldados al norte de Sarajevo para abrir el cerco serbio

El Ejército Bosnio ha acumulado entre 20.000 y 30.000 hombres en Visoko y Breza, a unos 20 kilómetros al norte de Sarajevo. Es una de las mayores concentraciones de soldados desde el comienzo de la guerra, hace 38 meses. "Si metemos los datos en un ordenador, éste dirá inequívocamente que se está preparando una ofensiva inminente", explicó ayer a este periódico un miembro del centro de la información militar de la ONU. "Ahora bien, si analizamos ofensivas pasadas, esta concentración sólo tendrá objetivos limitados. A mi juicio, es un modo de decir "aquí estamos"; un medio de presión".

Más información

El objetivo limitado de una eventual ofensiva de la Armija (Ejército bosnio de mayoría musulmana) sería el corredor de llija, un importante nudo de comunicaciones terrestres que abriría una ruta a Tuzla. "Un ataque con el fin de abrir una ruta a Sarajevo es muy poco probable", dice el militar del centro de información de Unprofor. El presidente bosnio, Alia lzetbegovic, ha prometido reiteradamente en los últimos días que la ciudad de Sarajevo no pasará otro invierno (el cuarto) cercada. La radio y la televisión bosmas machacan a diario a la población con esta cantinela. La opción de Visoko y Breza es, sin embargo, harto complicada. La Armija ha pedido a los cascos azules canadienses que se retiren de dos puestos de observación en el área y ha colocado al hospital de la zona en alerta.

Los serbios de Bosnia tienen desplegadas dos brigadas (de unos 3.000 hombres cada una) frente a Visoko, y en las proximidades disponen de otras dos brigadas. Un total de 12.000 hombres. Además, los serbobosnios están en disposición de movilizar con relativa rapidez -de hecho lo están empezando a hacer ya carros de combate y artillería pe sada, armas en las que disponen de una gran superioridad. "El te rreno es montañoso", dice la fuente del centro de información de Unprofor. "Hay dos cadenas de montañas que favorecen por completo al defensor". Otro mi litar consultado dijo ayer que, con los medios presuntamente disponibles por la Armija al norte de Sarajevo, él no intentaría ofensiva alguna. "La única posibilidad es. un doble ataque envolvente, desde el este de Vares y al sur de Visoko, evitando el centro dé las defensas serbias y tomar llija", explica.

La captura del corredor de llija por parte de la Armija tendría unas. consecuencias inmediatas para Sarajevo. "Los serbios acostumbran a bombardear en represalia el centro de población más próximo a la ofensiva", dice el militar. "Para Sarajevo serían momentos muy duros", añade. La radio bosnia ha pedido a la gente que haga acopio de agua y de alimentos. Más síntomas de que algo se está preparando.

Otra posibilidad es que la Armija esté amagando un golpe en Breza para asestarlo después en otro lugar. "Esa es una alternativa que ya hemos manejado nosotros", dice el militar consultado, "pero son, desde luego, demasiados hombres para una maniobra de este tipo".

El ejército bosnio conquistó en la noche del martes Trnovo, una colina situada a unos 25 kilómetros al sur de Sarajevo. En esa zona había ya intensa actividad militar desde hace una semana. Si el Gobierno de Sarajevo desea abrir una ruta a Sarajevo, tal como proclama, para defender la idea de que el cerco a la ciudad ha sido levantado, los montes de Bjeslanica e Igman, son el punto adecuado. El problema de Igman es la amplia zona que tienen que dominar para lograr que la posición sea segura. Los serbios se hallan en condiciones de atacarla desde llidza con gran facilidad.

El tercer supuesto para explicar la concentración de Breza, el de un ataque combinado de los ahora aliados croatas de Kiseljak, parece del todo descartado, pues no se aprecia movimiento alguno de tropas en el área. "Los croatas parecen ajenos", dice la fuente de Unprofor.

El problema planteado ahora a la ONU es peliagudo. La presencia de armas pesadas de la Armija en Breza viola en teoría el ultimátum de la OTAN de febrero. ¿Llamará el plenipotenciario del secretario general de la ONU, Yasushi Akashi, a la Alianza Atlántica para que bombardee a los bosnios? Unprofor destaca en privado que el momento elegido por el Gobierno bosnio para filtrar la noticia de la ofensiva es clave: coincide con la liberación de la mayoría de los rehenes. Parece que Itzebegovic trata de trasladar la tensión a las capitales europeas y a Nueva York con el objeto de influir en las decisiones sobre la Fuerza de Intervención Rápida y en un eventual nuevo mandato de Unprofor en Bosnia.

Las ofensivas previas de la Armija, nunca con tal número de tropas, en el sur del enclave de Bihac, en otoño de 1994, y en Gorazde, en abril de ese mismo año, terminaron en un fracaso. Los éxitos más importantes fueron alcanzados en Kupres, en Bosnia central, donde la iniciativa correspondió a los bosniocroatas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de junio de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50