Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cuánto cuesta ganar una Liga

Deportivo. No le bastaba el empate. El inicio del partido parecía queremos demostrar lo contrario. Sólo se limitaba a que el Real Madrid llegara poco a su portería. No lo consiguió. Cada vez eran más numerosas y peligrosas las ocasiones, que creaba el Real Madrid. Con el paso del tiempo recibió el castigo merecido a su poca ambición. Después del descanso todo cambió. Se conjuraron y empezaron a realizar el trabajo que debe hacer a alguien que quiere ser campeón. Ahora sí estaban intentando que la Liga durara más. El esfuerzo, por fin, le recompensé con una luz de esperanza. Otra vez cayó en el error y dejó al Madrid tomar de nuevo las riendas del encuentro. Con el cansancio acumulado, cualquier ocasión podría convertirse en gol y llegó cuando ya no había tiempo para rectificar.

Más información
"Hemos matado el último fantasma"
Zamorano y Amavisca, socios y campeones
Todos los hombres del título
La cibeles sobrevivió a la fiesta
La Coruña soñó 15 minutos

Real Madrid. El espíritu de los jugadores era bien distinto al de jornadas anteriores. Ayer, intentaban recuperar todos los balones, siempre metían el pie con la intención de que el contrario no pudiera jugar con tranquilidad. Era una sensación totalmente distinta que el rival sufrió desde el principio hasta el final del primer periodo. El único pero fue el no mantener durante todo el partido esta actitud. Cuando la Liga la tenían en la mano se asustaron y sólo reaccionaron cuando de nuevo vieron que se les había alejado un poco.

¿Por qué? Qué bonito es ganar un título. Qué sensación tan impresionante se vive durante todo un partido en el que te juegas un campeonato. Esta sensación debe auparte a lo máximo que puedes dar. Ayer, los madridistas supieron también recuperarse tras el gol del Deportivo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS